Fotografía corporativa: los nuevos códigos de imagen de los líderes y todo lo que hay que evitar al posar

por  DANIEL COLOMBO

Máster Coach especializado en CEOs, alta gerencia, profesionales y equipos. LinkedIn Top Voice América Latina 2019. www.danielcolombo.com

0

Fotografía corporativa: los nuevos códigos de imagen de los líderes y todo lo que hay que evitar al posar

Los típicos retratos de tres cuartos perfil, con los brazos cruzados sobre el pecho, son reemplazados por posturas más amigables, en entornos relajados y con vestimenta casual

Con una mano en el corazón: ¿a quién le gusta hacerse fotos profesionales? El 99% de los ejecutivos y profesionales que conozco detestan tomarse retratos corporativos. Se ponen duros, tensos, ansiosos. Y, para peor, la mayoría de las veces les tocan inexpertos que no saben cómo ayudarlos a descontracturarse y así encontrar el mejor ángulo.

Guste o no, cuando se desempeñan posiciones profesionales o ejecutivas, y más aún cuando eso se traduce en visibilidad pública, en algún momento tocará hacerse fotos con cambios de iluminación, ambientación y vestuario, y quizás incluso con miembros del equipo para replicar situaciones de trabajo.

Qué son los GeFe(s) y por qué pueden salvar a las empresas en crisis

Todo cambia en el mundo del trabajo. Las nuevas generaciones, el paso a retiro de las personas mayores, las flamantes carreras que toman la delantera y las habilidades blandas más cotizadas hoy -que no son las que se buscaban hasta hace sólo dos años-, son aspectos diferenciales de esta reinvención del entorno laboral fomentada por el avance tecnológico y las transformaciones permanentes.

Ahora bien: esas fotos típicas, en postura a tres cuartos perfil, mirando a cámara y con los brazos sobre el pecho, con sonrisa o gesto de concentración impostado ¡no van más! Y pueden ser tan contraproducentes para la imagen como si la ropa estuviera arrugada o el ceño fruncido.

Hay una teoría que a los expertos en comunicación no verbal les pone los pelos de punta. Fue postulada por el psicólogo alemán Albert Mehrabian, e indica que el 55% son gestos, el 38% el tono de voz y apenas del 7% las palabras. "Todo depende de los contextos", matizan los científicos.

Y, efectivamente, así es. Hasta hace poco, los brazos cruzados denotaban poder, fortaleza interna, seguridad, autoconfianza y determinación (atributos positivos en sí mismos). Hoy, se intuye que quien así posa es frío, distante, cerrado, egocéntrico, obstinado, a la defensiva y terco, atributos discordantes con la definición actual de liderazgo.

Gestión emocional: 5 consejos para dominar el arte de la escucha asertiva y comunicarte mejor

La escucha asertiva es una de las claves del nuevo liderazgo. Es un paso superior a la escucha activa. Implica prestar atención a lo que se dice, pero también a los gestos, matices, pausas y gestos. Es una valiosa fuente de gestión emocional.

¿Qué opciones hay? Dejar los brazos a los costados, cayendo libremente; apoyar levemente las manos en el escritorio, una sobre otra; ubicar las manos por delante, al a altura del ombligo, en la posición neutral de ojiva. También se puede sostener algún elemento propio del rol (pero, por favor, ¡tampoco van más las lapiceras simulando escribir!). Todas estas opciones son percibidas como amables, ya que simbolizan apertura, conexión, disposición al diálogo, cercanía y empatía.

Para Alan Crawley, psicólogo diplomado en comunicación no verbal, "los líderes del siglo XX seguían un estereotipo expresado habitualmente mediante posturas corporales expansivas y gestos adustos. Este estilo dominante ha sido paulatinamente suplantado por uno carismático más acorde al espíritu de la época".

El especialista explica que el hecho de cruzarse de brazos es interpretado como una barrera corporal: "A la vista, provoca que brazos, hombros y espalda parezcan más grandes. Por ende, menos dispuesto a la interacción y más inclinado a la competencia. Muchas veces, cruzarse de brazos es simplemente una de las maneras de tramitar la ligera incomodidad que produce tener que posar", apunta Crowley.

Ghosting laboral: qué es, por qué le pasa a los empleados millennials y cómo prevenirlo

Cada vez se habla más del personal branding, esa huella indeleble que se traduce como el posicionamiento y la reputación ligados al desempeño profesional. Si bien, en la teoría, ya nadie desconoce que la marca personal debe estar alineada con el marketing corporativo, la mayoría de los ejecutivos se resisten a trabajar su imagen a conciencia.

"¿La tendencia actual? Se va hacia un retrato más puro, con buena y rápida lectura de la imagen. También se busca hacerlo en locaciones naturales, con todo lo que este mensaje aporta a la coyuntura o temas que comunica la empresa, generando así un ambiente más descontracturado. Sugiero hacer muchas tomas para tener más material para elegir: variar entre poses frontales, ambos perfiles, de pie y sentados, look formal e informal. Y algo esencial: lograr mucha transparencia en la mirada y sonrisas auténticas", aconseja Fabián Malavolta, fotógrafo corporativo.

Por qué la 'milla extra' es clave para que tu pasión se convierta en tu trabajo... y viceversa

Posiblemente, las tres palabras más repetidas dentro de la cultura organizacional en cualquier empresa del mundo son: pasión, compromiso y responsabilidad. La cuarta es resultados. Esos tres grandes motores impulsan a las personas, tanto en forma individual como colectiva, a la posibilidad de lo imposible; a generar transformaciones que ni ellos mismos podían imaginar, y a conquistar resultados que, sin esos componentes, jamás llegarían.

Por su parte, su colega Nicolás Pérez, quien además es fotógrafo para medios especializados en negocios, como El Cronista Comercial y la revista Apertura, apunta que el cambio se vincula con la pose pero, especialmente, con otros factores que suelen considerarse a la ligera: "Es importante la vestimenta, el fondo, los colores y, por supuesto, la iluminación. Los ejecutivos quieren verse modernos, relajados y más humanos. Como muchas empresas tienen oficinas lindas y con espacios de relax, está bueno hacer retratos mostrando esos espacios".

Y, como detalle, agrega que los fondos infinitos -una estética que proviene de la fotografía de moda- se empieza a utilizar cada vez más en retratos corporativos "con poses que pueden ser manos en la cintura, tanto parados como en banquetas altas. Incluso manos en los bolsillos, sin chaqueta e incluso, arremangados; o sentados en sillones con las manos hacia adelante. Pero siempre relajados y sonrientes".

Construir la marca personal: 7 claves para convertirte en un influencer en tu profesión

Hay profesionales que marcan tendencia, y en su mercado se convierten en referentes. Son consultados y buscados para proyectos, y sus opiniones son tenidas en cuenta. Se los puede considerar como influencers en su disciplina, ya que son seguidos con atención y frecuentemente se adelantan a lo que viene, anticipando el futuro.

Los fotógrafos comentan que incluso se hacen retratos corporativos de los ejecutivos con vestimenta informal y hasta en situaciones más reales respecto a su vida personal, buscando conectar esos dos mundos que, para muchas culturas corporativas, necesitan empezar a funcionar sincronizadamente. Algo que tiene su lógica porque cada vez más se asume que somos una sola persona asumiendo diversos roles.

8 consejos para tu foto corporativa

1) Siempre tené listo un pack de 5 fotos. Y actualizalas una vez al año

2) No elijas vos sólo las imágenes: buscá ayuda de los profesionales de imagen y de comunicación

3) Asegurate de que sean fotos variadas en vestuario, fondos y locaciones

4) Archivá las fotos bien tituladas, con nombre y apellido, empresa y cargo 

5) Tené siempre actualizada una mini bio (no más de dos o tres párrafos cortos) con todos los datos de contacto (directos o indirectos) para enviar junto con las fotos

6) Contratá a fotógrafos profesionales y especializados en fotos corporativas. 

7) Eligí una única imagen para tus perfiles en redes sociales

8) Aprovechá eventos, conferencias y otras situaciones de trabajo 'de campo' para que fotógrafos profesionales te retraten en escenas más espontáneas

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar