MIÉRCOLES 24/07/2019
Mercado de San Nicolás: cómo funciona el remodelado espacio gastronómico en Microcentro

Mercado de San Nicolás: cómo funciona el remodelado espacio gastronómico en Microcentro

Ubicado en Av. Córdoba 1750,  tiene 18 locales y abre de lunes a sábado de 9 a medianoche. Se puede almorzar por $250.

Hace 114 años, en 1905, en pleno centro porteño -la zona que hoy conocemos como Callao y Córdoba-, el Mercado de San Nicolás funcionaba como un mercado al aire libre con 400 puestos sobre la calle. Con el avance de la urbanización, los feriantes fueron trasladados a un galpón de techo de chapa en Av. Córdoba 1750.

Pero, con el paso del tiempo, el predio sufrió un fuerte deterioro: el hecho de que por estatuto los locales fueran hereditarios hacía que muchas nuevas generaciones no quisieran hacerse cargo y los locales terminaran abandonados. En 2018, de los 40 puestos disponibles, sólo estaban ocupados 11. 

En febrero de 2018, el Gobierno de la Ciudad -bajo el programa BA Gastronómica-  comenzó a refaccionarlo con el fin de devolverle su antiguo esplendor. Las obras incluyeron tareas de refacción de techos y estructuras metálicas; construcción de nuevos sanitarios, pisos, revestimientos e instalaciones de gas, agua y electricidad; y una transformación completa de la fachada con un mural y una mejora de la iluminación nocturna para atraer a los vecinos de la zona, ya que muchos desconocían su existencia. 

Reinaugurado en abril de 2019, hoy el Mercado de San Nicolás mantiene los 11 locales que ya estaban y sumó 7, lo que da un total de 18 puestos en funcionamiento que van desde verdulería, carnicería y fiambrería a locales gastronómicos como Hell's Pizza, Tostado y la cafetería Malvón, entre otros. "Los 18 locales invirtieron para mejorar sus condiciones: hay inversiones de más de un millón de pesos", explicó Hector Gatto, subsecretario de Bienestar Ciudadano. Además de los locales, se renovó el patio de comidas con capacidad para 100 personas. 

Entre lo moderno y la historia

Es un día lluvioso, son las 12:30 del mediodía y el mercado está aún tranquilo. Algunas personas mayores hacen fila en la verdulería para comprar productos frescos y chicos con uniformes escolares comparten una pizza en el patio de comidas. 

Andrea es una de las puesteras históricas, dueña de una rotisería desde los '80 y se podría decir que su vida transcurrió en el Mercado de San Nicolás. "Mis papás y mi mamá empezaron aquí en los años '60, cuando todavía era a la calle. Tenían una verduleria. En el '67 cambiaron al rubro almacén. En el 1979 mi mamá pide cambio de rubro a rotisería, mi papá fallece y quedamos mi mamá, yo con 14 y un primo. Tengo 52 años y viví todos los cambios de este mercado. Me casé con un comerciante de acá, tuve mis hijas", relata. 

Junto con sus 3 hijas y 3 empleados, Andrea vende milanesas, supremas, pollo al horno, guiso de lentejas, ensaladas y empanadas, entre muchos otros platos. "Nos ocupamos de ir a buscar la mercadería para poder mantener los precios. Así, desde diciembre mantenemos las empanadas a $30", explica. Y asegura que está feliz con el cambio que tuvo el Mercado de San Nicolás. "Iba a ser muy difícil continuar si esto no cambiaba porque estaba muy deteriorado. Ahora entra más gente y cambió el público", destaca.

Francisco, dueño de la frutería y verdulería 'Franco', está hace 50 años en el Mercado. "Vimos pasar de todo y logramos resistir en el tiempo. Este cambio nos da esperanza, vemos que entra gente nueva. Estamos muy contentos con cómo quedó", explica.

Son las 2 de la tarde: oficinistas y estudiantes copan las mesas. Hay promos de dos prociones de pizza más una gaseosa a $220; y happy hour de 17 a 20 con 2 pintas por $150. Los locales de comida frescas abren de lunes a viernes hasta las 20 y los sábados hasta las 14.

Mercados gastronómicos: un nuevo atractivo para los foodies porteños

Un mercado por barrio

Actualmente, en la Ciudad hay 5 mercados funcionando: el Mercado Belgrano, el Mercado Bonpland, el Mercado de San Nicolás, el Mercado de Progreso y el Mercado de San Telmo.

Los tres primeros son gestionados por el Gobierno de la Ciudad, mientras que los dos últimos son privados. En diciembre de 2019 se inaugurará el Mercado de los Carruajes en el Bajo porteño, y en 2020, el Mercado del Barrio 31.

"Estudiamos mercados que son referencia en el mundo, como los de Lima, Madrid, Barcelona y Londres. Y vimos que ya no existen sólo los locales de frescos sino que hay que tener un poco de gastronomía. En el caso de Buenos Aires, esa proporción varía según cada barrio: si hay más oficinas conviene que haya mas gastronomía y los frescos sean un detalle; si es más residencial, conviene que haya frescos porque la gente cocina y come en su casa. Es estudiando el entorno que se ven esas proporciones. El Mercado del Progreso es mucho más de frescos que gastronomía, mientras que el Mercado de San Telmo, que fue renovado recientemente con nuestro asesoramiento, tiene mas gastronomía para turistas", explica Gatto. "El objetivo es que haya un mercado por barrio", concluyó.