El boom de los espumosos: cuál es el tipo preferido de los millennials

El boom de los espumosos: cuál es el tipo preferido de los millennials

Con asistencia perfecta en la cultura del brunch y con protagonismo rutilante en el boom de la coctelería, el espumoso vive una era de esplendor reloaded gracias a los millennials, que celebran las nuevas ocasiones, formatos y versiones del rey de los vinos. 

“Sólo las personas poco creativas fallan al encontrar una razón para tomar champagne”. Nunca más oportuna la frase de Oscar Wilde. Porque mandato estacional al margen, en verdad no hay razón ni ocasión para beber una copa de burbujas… ¡El espumoso es la ocasión y la razón en sí misma!

Así lo evidencia el crecimiento de la categoría de los últimos años, tanto en el mercado mundial como en el doméstico, hecho que encuentra su explicación en la confluencia de factores de producción y tendencias de consumo.

En primer lugar, el auge del mundo de la burbuja tiene un protagonista que es el espumoso italiano, más precisamente, es el Prosecco quien –adoptado como “un lujo de todos los días”– ha tomado la delantera, con antecedentes y previsiones de expansión que no dejan de sorprender. “Con un estilo descontracturado, vibrante y fácil de beber, el Prosecco se ha convertido en el espumante que hoy el consumidor de mercados como el europeo o norteamericano pide por su nombre y que representa un lujo accesible, a tono con el espíritu italiano de dar espacio al placer y a la indulgencia en la vida cotidiana que se resume en la frase La Dolce Vita”, comentó Laura Muñiz, Regional Brand Ambassador Martini LAC Region.

Las ventas del prosecco pasaron de 302 millones de botellas en 2016 a 480 millones de botellas en 2021, lo que representa un salto del 59% en tan sólo 5 años, un crecimiento que ninguna otra categoría de bebidas alcohólicas puede exhibir.

Existe, además, como nunca antes, un rango más amplio de precios y estilos para elegir: eso incluye desde las alternativas más accesibles en precio a las de alta gama; desde los súper secos a los ultra dulces; desde los más complejos, sólo aptos para bebedores con ganas de experimentar, hasta los más simples, ideales para quienes sólo buscan disfrutar de un rico vino intranquilo.

Por otro lado, desde la industria se trabaja sostenidamente para construir una percepción diferente del producto: ya no se trata de asociar la categoría únicamente con las celebraciones eventuales o el fixture de fiestas de fin de año, sino que se alienta el descubrimiento cotidiano de la infinidad de matices y dimensiones que el espumante puede desplegar al ser descorchado en una cena de primera cita, en una juntada de sushi con amigos, en un almuerzo de negocios, e incluso en un brunch casero, un picnic al aire libre o un cóctel en el after office. “Uno de los grandes desafíos sigue siendo cómo presentarle al consumidor nuevas ocasiones de consumo y proponerle elegir un vino espumoso no sólo según su estilo de elaboración sino incluso como un mixeador en cocteles”, plantea Yazmin Edi, Brand Manager de Navarro Correas.

Además, en paralelo a la abundante oferta local, los espumosos extranjeros –Champagne, Cava, Prosecco, Asti espumante - también enriquecen la góndola con una diversidad que contribuye a expandir la cultura de las burbujas. “Es genial tener más opciones, para generar una competencia más sana y darle a los seguidores más alternativas para formar su paladar”, comenta Leticia Arena, gerente de Marketing de Séptima/Codorniú Argentina.

Con ventas anuales de 36 millones de botellas, Martini es desde 1863 la marca de espumantes italianos Nro 1 en el mundo, pues representa más del 50% del volumen de exportaciones italianas de espumantes.

Según estudios a nivel global, el prosecco atrae a los millennials como ningún otro por ser más ligero y no tan seco, y sobre todo, se adapta a la tendencia de la desestacionalización que hace que estas bebidas salgan del momento acartonado del brindis al que estaban relegados, para ser consumidos también en barras, restaurantes y hogares, ya sea como un aperitivo, un after office o en un encuentro de amigos.

En ese sentido, los espumosos del Nuevo Mundo, como los argentinos, tienen una oportunidad. Además, esa generación se acerca a las burbujas sin prejuicios: no piensa en una copa normanda ni restringe el descorche a un momento especial, sino que se anima a ‘faltarle el respeto’ al espumoso bebiéndolo con hielo en un atardecer de verano cualquiera.

 

Radiografía del champagne según Pepe Rosell, 'el señor de las burbujas'


Por otro lado, la innovación en formatos también contribuye a volverlo una alternativa más amigable, como la versión de 187 mililitros, ideal para consumo individual, o la presentación de 1.500 ml., creada específicamente para reuniones numerosas. También la movida sugar zero se fortalece, como lo demuestra el aumento en la preferencia por el estilo brut nature o nature, elegidos por quienes optan por opciones de alimentación saludables. Y, sin dudas, la estacionalidad es la gran frontera que se va desdibujando a medida que más consumidores descubren lo gratificante de beber una copa burbujeante sin esperar el beneplácito del calendario.

Millenial Pink

El auge de los rosados se ha convertido en una tendencia global que contagia a todo el universo de las bebidas, y que se observa tanto en el salto exponencial de la venta de vinos rosé como en el acercamiento de otras bebidas – vodka, sidra, gin, cerveza – a esa tonalidad.

Hay cifras que son contundentes: en Estados Unidos, el país con mayor consumo global, en 2015, una de cada 510 botellas de vino consumidas era de rosado; en 2017, esa proporción saltó a una botella de cada 36, según la plataforma WineAccess.

En ese contexto, Martini suma a su portfolio en Argentina (Prosecco Martini, y Martini Asti) su deliciosa versión rosé: “Estamos muy felices de poder compartir Martini Rosé Demi Sec, un espumante suave y ligeramente dulce, que aporta la alegría y el color italiano a cualquier ocasión, para aquellos consumidores que buscan elegancia, frescura y vibrantes burbujas”.

Argentina no es ajena a esta movida y el furor por el rosé parece no tener techo. “Es la novedad más reciente, y su alta aceptación entre los consumidores traccionó a toda la categoría”, valora Roberto González, enólogo de Bodega Nieto Senetiner.

Generalmente elaborado con pinot noir –por estos pagos, el aporte de malbec se impone-, es increíblemente versátil en términos gastronómicos: acuerda desde con sushi y arroz con mariscos hasta con pastas rellenas con ricota y jamón. Es otra variante con futuro para la industria enológica local: el Chandon Brut Nature Rosé de Chandon Argentina fue consagrado número 1 en su categoría en el Campeonato Mundial de Champagne y Vino Espumante 2017, celebrado en Londres.

Finalmente, otra de las razones del buen momento del espumoso en el país: al igual que la mayoría de las bebidas alcohólicas, se está beneficiando del renacimiento de la coctelería gracias a la revalorización de tragos clásicos como French 75, Bellini y Mimosa a la hora del brunch o del aperitivo. “Los vinos espumosos ya son parte de nuestra barra. Hace unos años, el bartender los usaba sólo para un cóctel y quizás la botella quedaba abierta por días en la heladera, perdiendo gas y otras cualidades. Ahora hay muchas más –e interesantes- opciones de sumarlo a las recetas, tanto las tradicionales como las de autor”, detalla Sebastián García, jefe de barra de Presidente Bar, rankeado en el puesto 53 entre los 100 Best Bars of the World.

 

Bellini & brunch

Huevos revueltos con tocino y queso, tostadas francesas, un bagel de salmón y palta, medialunas o muffins. Y un Bellini. He allí la fórmula perfecta para el brunch de domingo. La versión de Sebas García, de Presidente Bar: “Colocá, sobre la parrilla, mitades de duraznos, pelados y sin carozo, con la cara plana hacia abajo. Luego los girás, espolvoreando azúcar y pimienta molida. Cuando están dorados, los retirás, enfriás y procesás hasta obtener una pulpa suave. ¡Y la colás! Llenás el 70% de un copón con espumante y completás con el jugo lentamente, para que se vaya integrando sin perder las burbujas”.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping