MIÉRCOLES 30/09/2020
Cómo elegir un vino para beber en la cuarentena

Cómo elegir un vino para beber en la cuarentena

Aunque se puede comprar vino, incluso por delivery directo de bodegas o vinotecas de barrio, la cuarentena es una gran oportunidad para descorchar esas etiquetas que se guardan para una ocasión especial

Sin la obligación de trabajar fuera de casa y con el tiempo suficiente para cocinar platos más elaborados gracias a la cuarentena, muchos argentinos 'confiesan' en que están tomando más vino del que beben habitualmente. Por un lado, influye el boom de las recetas hogareñas, como el pan casero, el pastel de papas, los ñoquis, el guiso de lentejas y las sopas de otoño.

Por el coronavirus, Germán Martitegui reinventó Tegui, el mejor restaurante de la Argentina con delivery de alta cocina

Su multipremiado Tegui lidera el ránking de mejores restaurantes del mundo. Tras cerrar sus puertas por la cuarentena ante el coronavirus, ahora reabrió en formato delivery. Paso a paso, cómo se reconvirtió el chef, su equipo y su menú de alta cocina

Por otro lado, este es el momento ideal para disfrutar de esa colección que fuimos atesorando durante tanto tiempo. Uno de los pocos aspectos positivos que tiene esta situación de aislamiento es que ahora no hay tanto apuro, no hay que despertar a los chicos para ir al colegio e incluso se puede disfrutar de una cena tardía en pareja. Y eso permite tener más tiempo para los pequeños placeres.

Por eso, proponemos una orientación sobre qué vinos elegir para disfrutar más y mejor de la cava personal durante la cuarentena

 

Pan casero receta y consejos para armar una picada con queso y vino malbec en casa

A un mes de la cuarentena, es momento de tomarse una pausa en el rol de cocineros amateurs y volver a lo simple. Hacer pan casero, elegir un queso y descorchar un malbec, para relajarse después de una larga jornada de home office.

1. Abrí las 'joyas del siglo pasado'

Este es un muy buen momento para descorchar los vinos que te queden de los años ’90, especialmente las excelentes cosechas 1997 y 1999. Los tintos que cumplieron más de 20 años ameritan ser abiertos ahora, ya que no van a seguir mejorando, e incluso, algunas grandes etiquetas icónicas del siglo XX, ya han dejado atrás su momento de plenitud.

En esos ejemplares no se va a encontrar fruta ni vivacidad, sino que se disfrutarán los aromas y sabores típicos de la evolución. Una etiqueta clave de esa época es el emblemático Felipe Rutini –un auténtico ícono de los '90 –, al igual que los Montchenot de Bodegas López. Otros vinos de larga trayectoria que son capaces de emocionar hoy son las primeras cosechas de los míticos Finca La Anita, entre ellos, el extraordinario cabernet sauvignon 1999.

Qué bares hacen delivery de cócteles y vino y recetas de tragos en cuarentena

Una de las actividades que más extrañamos de la vida AC (antes de la cuarentena ) son las salidas a comer y a beber. Visitar nuestro restaurante o bar favorito ya no es posible, pero al menos en muchos casos tenemos la opción de disfrutar de sus platos y cócteles desde nuestra casa.

2. Descorchá los primeros del siglo XXI

A principios del siglo XXI tuvo lugar una renovación de la enología argentina con nuevos protagonistas haciendo vinos de un estilo diferente. Es el comienzo masivo del uso de madera nueva, la concentración y el desarrollo de ejemplares de una sola finca (single vineyards). Muy buenas cosechas de los primeros años del siglo fueron la 2002 y 2004, y luego la 2006 y la 2007 (más fresca que la 2006).

De aquel entonces están hoy en un gran momento vinos como el Malbec Argentino de Catena Zapata (especialmente 2004), los Nicolás Catena (especialmente 2006), Luigi Bosca Finca Los Nobles Cabernet Bouchet (especialmente 2004 y 2006) y Enzo Bianchi de San Rafael.

Algunos ejemplos de esa nueva enología que están impecables son los Finca Sophenia Synthesis -con la firma de Matías Michelini- (especialmente el 2006), el blend Bressia Conjuro, los primeros los ejemplares de Noemia y el Val de Flores 2004, ejemplar top del Clos de los Siete. Dos singularidades de las que quedan algunas botellas son el Cuño Malbec 2005 de Bodega del Tupun y el corte tinto denominado en ese momento Heritage 2006 de la Bodega Benegas, aún vivo y ostentando una gran elegancia.

3. Dale una chance a los últimos de la primera década (2008-2010)

Durante la última parte del primer decenio ya estaba más instalada la tendencia de una enología más moderna: nacían los vinos frescos y más respetuosos del terroir. Ejemplo de ello son los primeros ejemplares de la Bodega Zorzal que hoy tienen una expresión increíble. Lo mismo que los Altocedro Gran Reserva de Karim Mussi, los tintos criados en toneles de Weinert, los salteños Arnaldo B y los Cheval des Andes, que con aproximadamente 10 años en botella muestran hoy lo mejor de sí. Otro vino que creció en esa década y que ha evolucionado de maravillas es el Zuccardi Q Tempranillo.

 

4. Aprovechá esos pinot noir

Se sabe que los pinot noir de alta calidad evolucionan de maravilla y desarrollan una expresión realmente exquisita, por eso es tan usual que los amantes del vino sean fanáticos de esta variedad. Entre los recomendados locales de esta cepa borgoñona para descorchar ahora están el Punta Negra 2014 de Matías Michelini, los patagónicos Gran Marcus de Humberto Canale y los tupungatinos de Atamisque con cinco o más años de estiba. En nivel superlativo están hoy los Pinot de la Bodega Chacra con añada 2010 a 2015.

 

 

Malbec y vino en cuarentena: cursos sobre vino y consejos para organizar la cava en tu casa

En esencia, el vino es una bebida social. Es el contexto, la compañía y el momento compartido lo que hace a una botella verdaderamente entrañable.

 

5. La hora de los blancos 

Los grandes chardonnay de guarda, con paso por barricas de roble y cosecha anterior a 2016 ya están para abrir, todos. Entre sus ejemplares, se destacan especialmente los Angelica Zapata, los Luigi Bosca Finca Los Nobles y los Lágrima Canela de Walter Bressia.

Hay muy pocos blancos sin paso por madera que hayan logrado una buena evolución. El ícono de este segmento es el Sauvignon Blanc Irma Liberata de Matías Michelini, un vino criado sobre velo del que hoy están en el mercado las cosechas 2010 y 2012 y son verdaderamente sorprendentes por su evolución y complejidad. Otro vino para abrir ya es el Altar Uco Edad Media Blanco 2015, el primero de la saga de esta bodega que en esa añada estuvo compuesto por 90% sauvignon blanc.

6. La revancha de los Reserva

Los vinos con añadas de 2010 a 2014 de la categoría reserva (que pasaron entre 10 y 12 meses en barricas de roble) también son perfectos para abrir en esta cuarentena. Hoy estos tintos con entre 7 y 5 años de botella se muestran en un gran momento: siguen teniendo expresión de fruta y tensión en boca, al mismo tiempo que comienzan a mostrar sus aristas de evolución, cierta complejidad, textura tersa y una enjundia más domada, con taninos acomodados y redondez en el paladar. Algunos de las excelentes etiquetas de este universo para descorchar hoy son: la línea Gala de Bodega Luigi Bosca, los Quara Single Vineyard, los Bianchi Partio¡cular y los Laborum de El Porvenir de Cafayate.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar