MIÉRCOLES 20/03/2019
Barman piletero: 7 tips para crear tus propios cócteles este fin de semana

Barman piletero: 7 tips para crear tus propios cócteles este fin de semana

La temporada alta de pileta, playa o parque es la oportunidad perfecta para preparar tragos clásicos e incluso animarse a crear versiones propias.

Preparar un cóctel es simple: necesitás un par de herramientas, unas botellas, vasos o copas, mucho hielo, amigos para invitar y ganas de disfrutar.

1- Cristalería: cuanto más vintage, mejor

Si no tenés vasos largos y/o cortos, esos copones de vino que usás todos los días son muy útiles. Ahora, si por esas cosas de la vida heredaste algunas piezas de la vajilla familiar, especialmente esas copitas donde tu abuela bebía la sidra en cada Navidad -llamadas, técnicamente, coupe-, pasales el plumero que son el último grito de la moda.

2- Bebidas: los titulares salen a la cancha

Un ron blanco y un ron oscuro/añejo, un gin que te guste, un whisky americano -como el bourbon- y un scotch blend, un vodka, un brandy -como un coñac-, un tequila (que te trajiste de esas vacaciones locas en Cancún) , un vermú dry  y uno rosso, un triple sec y un bitter Angostura. Con eso tenés un plantel suficiente para elaborar más de 30 recetas en tu casa.

3- Cajita feliz: los utensilios básicos del home barman  

Una coctelera de dos o tres piezas (es la que tiene un colador incorporado en la parte superior), un vaso mezclador (también llamado mixing glass, es de esos altos, con pico vertedor para colocar las bebidas y revolver con hielo), un par de coladores (el oruga, para usar con la coctelera; y otro plano, para usar con el vaso mezclador), un mortero (para los mojitos), una cucharita larga para mezclar y para medir, una frapera con su pinza para hielo, y el jigger -o lo que tengas- para medir en centilitros. Porque, en coctelería, la precisión lo es todo.

 

 

4- Complementos: cuando el cotillón es todo

Tené hielo siempre listo en la heladera (unas cubeteras chicas y otras un poco más grandes). Además, tené a mano agua gasificada, agua tónica, ginger ale. Por supuesto, imprescindible un buen surtido de naranjas, limas y limones para hacer jugos siempre frescos. Otro infaltable es el almíbar casero: para elaborarlo, colocás dos tazas de agua al fuego; cuando hierve, agregás dos tazas de azúcar, dejás hervir un minuto, retirás y lo guardás en una botellita en la heladera. Por supuesto, también vas a necesitar azúcar: la que uses habitualmente va a funcionar pero, si no, siempre es una buena excusa para tocarle el timbre al vecino/a.

5- Mise en place: los pingos se ven en la barra

Es clave que alistes higiénica y estéticamente todos los utensilios y vajillas que vas a usar. No es necesario que las botellas estén frías, sólo los jugos recién exprimidos conviene, por supuesto, conservarlos en la heladera hasta que des la señal de largada. Si tenés una mesita para disponer todos tus elementos, mejor: te vas a lucir el doble. Pero no te olvides lo principal: la coctelería es un juego de equipo, así que dale espacio al más inspirado de tus invitados para que colabore en la preparación de los tragos.

6- Picoteos: en la variedad está el gusto

Aceitunas, embutidos, escabeches, tomatitos cherry, anchoas, patés, quesos y frutos secos resuelven una picada lo suficientemente versátil como para acompañar tu propuesta de drinks. También podés animarte a combinarlos con platos principales o mini postres. 

7- Ponches: uno para todos

Los cócteles en jarra, como las sangrías de vino o los ponches, son geniales para reuniones numerosas. Como bonus track, van dos recetas tan fáciles como infalibles. Primero, el Ale Ponche, ideal para los fans de la birra. En una jarra, colocás: 25 cl. de una cerveza estilo Ale (de más de 6% de alcohol preferentemente), 6 cl. jugo de limón fresco, 6 cl. de chardonnay, 6 cl. de brandy, 6 cl de almíbar simple, 1 cucharadita de agua de azahar. Serví en vasos con hielo, decorá con piel de limón y nuez moscada rallada. Segundo, una sangría de espumoso, perfecta para compartir como aperitivo. En una jarra, servís: 35 cl. de espumoso brut, 6 cl. jugo de naranja, 6 cl. de ron blanco, 6 cl. de almíbar simple, dos naranjas en rodajas, 6 frutillas en cuartos, 1 cucharadita de agua de azahar. Queda muy bien si se bebe en copa o vaso con hielo, más una piel de naranja y una rama de menta. ¿El secreto? Que la prepares a último momento, así la fruta no queda mucho tiempo en contacto con el vino.