Quién era Braian Toledo, el joven atleta olímpico que hizo campaña por Cristina

Su talento fue descubierto gracias a los programas de fomento del deporte juvenil del kirchnerismo. Braian Toledo tenía 26 años. Soñaba con clasificar a Tokio 2020. Fue el mejor en su especialidad: cosechó 20 medallas de oro, 2 de plata y 3 de bronce.

El atleta olímpico Braian Toledo, especialista en lanzamiento de jabalina y una de las figuras del deporte argentino, falleció hoy a los 26 años tras accidentarse con su moto mientras conducía por Marcos Paz, ciudad de la que era oriundo, hacia Merlo.

El accidente ocurrió esta madrugada sobre la ruta provincial número 40 cuando la moto que conducía Toledo se topó con un lomo de burro y el cuerpo salió lanzado por el aire unos 30 metros para impactar contra una palmera, lo que le habría ocasionado la muerte.Según los primeros peritajes en el lugar del accidente, una de las palmeras quedó extraída (sobre la que impactó el cuerpo de Toledo) mientras que otra fue quebrada por la moto.

Toledo, una de las grandes esperanzas de la Argentina en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020, obtuvo la medalla de plata en lanzamiento de jabalina en el Campeonato Mundial Junior de Barcelona, en 2012, y participó de los Juegos Olímpicos de Londres el mismo año, y también en los de Río 2016.

En Río llegó hasta la final, un logro que ningún argentino había alcanzado en el lanzamiento de jabalina desde que lo hiciera Ricardo Heber en Helsinki 1952.

Toledo estaba radicado en Finlandia, donde se encuentran históricamente los mejores especialistas de esa disciplina atlética. Hace un mes señaló: "Estoy pensando en los Juegos Olímpicos, claro, sigue siendo mi gran sueño, pero no pierdo de vista cada paso que doy y soy feliz cada día, con mi familia, mi novia, mis amigos y con la gente que ayudo".

Un talento surgido de los Juegos Bonaerenses

Toledo nació el 8 de septiembre de 1993 en la misma ciudad en la que murió. Y es considerado, unánimemente, un ejemplo de superación ya que tuvo una infancia muy pobre.

Nunca ocultó que, de chico, vivió situaciones límite: "Una vez encontré a mi mamá llorando en casa, era de noche, le pregunté qué le pasaba y me respondió que no tenia nada para darnos de comer a mí y a mi hermana. La abracé y le dije que no importaba, que lo mejor de todos es que estábamos los tres juntos".

En busca de ayudar a la economía familiar, y aprovechando sus dotes para el dibujo, se inventó una changa: "Me pasaba noches enteras dibujando y dibujando, mis compañeros me daban 25 centavosse los daba a mi mamá para la comida".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

#luchar . Luchar luchar es algo tan lindo que cuando uno comprende el significado y el valor de esta humilde palabra y la ponemos en acción lo imposible queda tan pequeño que todo es posible y los límites no existen ! Luchar fue lo que aprendí del día a día junto a mi madre mi vida es una intensa lucha desde que lo comprendí y lo acepté y aprendí a luchar cada vez más y mejor y hoy en día se que sin lucha no hay recompensa por eso soy un insaciable a la hora de luchar por mis sueños, por mi familia, por los míos, por los que más lo necesitan, porque a esta vida vine a vivir a dejar lo mejor de mí y ayudar a quiénes creen que su vida nunca va a cambiar y están en igual o peor condición de la que yo estuve, a ellos les digo no se rindan, luchen y que se vuelvan sus propios guerreros, para ser felices, hoy sigo luchando por que luchar por algo es la razón más linda de vivir, el concepto más hermoso cuando lo comprendemos y la satisfacción más grande cuando lo volvemos Real! Lucho,luchen,luchemos ! Nada está decidido tu escribes tu destino con tu forma de luchar te invito a luchar por tu sueño y por lo que necesitan una mano para encontrar su rumbo y darse cuenta que son lo más valioso que tienen ... . . #infinitoledo #braiantoledo #elinfinitoexiste #��nainfinita #��na #��nabt

Una publicación compartida por BRAIAN TOLEDO OLY (@braiantoledo) el

En sus visitas a la Argentina, participaba de varios emprendimientos solidarios, como el merendero Los Pepitos, en Merlo, donde también colabora su novia Sofía Lamarque y Paula Pareto, la campeona olímpica de judo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Holaaaa��!!! . . Cada ves que estoy en mí hermoso @municipiomarcospaz mi tierra trato de dejar una #huellaweber @sgweberarg por más mínimo que sea en este caso pasamos una vez más a visitar a la @ongarribalospibes en la cual tambien soy el padrino orgullosamente �� en esta foto estamos con Mónica que le hacía entrega de algunas donaciones que me brindaron personas que aman el ayudar a quienes más lo necesitan y saben de mí amor hacia esas acciones por eso agradezco a ellos y todos los q se sumen a esta movida con el simple y enorme fin de ver sonrrisa en niños. que una mínima cosa para ellos lo es todo y se los digo de corazón ❤️ porque estuve en esa posición también antes de terminar el msj no quiero dejar de agradecer a los que me donaron libros @luli_olariaga y ropa a #diogenesdeurquiza Gracias !!! . . . Las puertas siguen abiertas a quienes quieran ayudar envienme un MD así nos comunicamos y seguimos alimentando sueños al futuro ,el futuro es hoy entre todos podemos sumar un poco .... . . Cariños a todos #BRAIANTOLEDO

Una publicación compartida por BRAIAN TOLEDO OLY (@braiantoledo) el

En 2011 fue protagonista de un emotivo spot de apoyo a la campaña de reelección de Cristina Fernández de Kirchner como presidenta. Toledo era uno de los referentes del programa de becas para deportistas de alto rendimiento que impulsaba el kirchnerismo.

En un fragmento del video, Toledo comparte: "Antes de ir a competir, me llevaron a ver a la presidenta. Y me acuerdo que me dijo: 'Cuando vayas a tirar la jabalina, pensá en tu familia. Pensá en tus padres y tus hermanos. Pensá que va la bandera argentina y llevala lo más lejos posible'".

Así pensaba Braian Toledo

En 2016, Clase Ejecutiva publicó una súper producción de tapa con 5 gladiadores argentinos que participaban de las Olimpíadas de Río: Mariano Mastromarino (maratonista), Germán Lauro (lanzamiento de bala y disco), Jennifer Dahlgren (martillo), Germán Chiaraviglio (salto con garrocha) y Braian Toledo (jabalina).

En la pluma del periodista Federico Cornali, así contamos la historia de sacrificio y superación de quien fue el mejor en su especialidad: cosechó 20 medallas de oro, 2 de plata y 3 de bronce.

 

"No hay ni indicios de que en Kuortane, ubicado en la minúscula región de Ostrobotnia del Sur, Finlandia, un centro de entrenamiento olímpico de excelencia emerja, como un gigante, detrás del puñado de casas bajas con tejados grisáceos donde bien podría haberse ambientado el clásico de la literatura infantil 'Hansel y Gretel' (si estos no fueran alemanes
y sí finlandeses).

Sin embargo, el imponente Olympic Training Center de Kuortane es uno de los preferidos por los deportistas de élite. Y, tal vez, el más silencioso. Apenas se escuchan algunos gritos propagados por el esfuerzo, el impacto de una bola en la raqueta o el silbido de una jabalina
volando
. No obstante, entre las canchas de tenis y vóley, el campo de atletismo y el recinto para los gimnastas, se mezclan algunos de los colosos que más ruido harán en Río.

Uno de ellos recorre las callejuelas impecables de la mini ciudad olímpica finlandesa, un paraíso de aislamiento y concentración para quienes se proponen encarar grandes desafíos deportivos. Allí no hay distracciones ni curiosos: sólo tierra, agua, aire puro e instalaciones de vanguardia. Sigue su caminata lenta, hablando en español, sin levantar demasiado el tono. Se lo nota enfocado, aún cuando su jornada de entrenamiento ya terminó. Así es
Braian Toledo (22 años), el mejor lanzador argentino de jabalina quien, a pesar de su juventud, participará por segunda vez de una cita olímpica
.

Su historia con la disciplina comenzó hace más de 13 años, cuando ni siquiera sabía bien de qué se trataba. Sin embargo, el niño melenudo de Marcos Paz ya lanzaba, deportivamente, todo lo que se le cruzaba por delante. Empezó con piedritas, siguió con pelotas de sóftbol y continuó con cualquier otro objeto disponible. No importaba cómo: sólo se trataba de mandarlos bien lejos.

Así, Gustavo Osorio, su preparador desde siempre, comenzó a pensar en la jabalina como una posibilidad de encauzar esa capacidad hacia una variante que exige una técnica depurada.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Mañana terminada para mi 1hs de��duro trote��������!!! #infinitoBT

Una publicación compartida por BRAIAN TOLEDO OLY (@braiantoledo) el

El camino de Toledo comenzó con un impulso particular, una bronca de esas que se apoderan del cuerpo y la mente de los que odian perder. Durante un Sudamericano Escolar en Coquimbo, Chile, cuando tenía 14 años, obtuvo un cuarto lugar, que Osorio interpretó como un excelente inicio y un resultado satisfactorio (47,64 metros).

El adolescente, sin embargo, no lo veía tan así. Apenas aterrizó en Buenos Aires y se reencontró con su entrenador en el Cenard, fue terminante: “Vamos a entrenar. No quiero que me ganen nunca más”, planteó, ya decidido a encontrar su revancha en base a entrenamientos intensos. Ensayos bajo un sol que rajaba las calles de Marcos Paz, vacías por la siesta; carreras sobre la escarcha en las mañanas de invierno y jabalinas volando en medio de una tempestad hicieron de Toledo un verdadero campeón en pocos años.

En 2010, batió el récord de Menores con un lanzamiento de 84,85 metros. Poco después, ganó la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de la Juventud, en Singapur, con 81,78. Todos, con jabalina de 700 gramos (la de Mayores pesa 800). En 2011, en la categoría absoluta, fue medalla de bronce en los Panamericanos de Guadalajara, México. En 2012, conquistó el Iberoamericano de Atletismo y fue subcampeón mundial Junior.

Entre tanto frenesí, el crecimiento acelerado de Toledo precisó de un respiro, algo lógico en un deportista de alta performance que comenzó a madurar muy pronto. Algunos problemas familiares en 2013 dieron paso a una lesión grave –distensión del ligamento lateral interno del codo derecho– en 2014. Sí, un karma para quien le dedica la vida a un deporte que tiene como finalidad un lanzamiento. “Tuvimos demasiadas adversidades desde los Juegos de Londres hasta hoy. Se nos escaparon varios torneos por situaciones personales de Braian, lesiones y otras cosas que nos quitaron un poco de foco”, explica Osorio. “Pero ahora estamos encaminados. En Finlandia competimos y entrenamos con los mejores. Cada día lo dedicamos a entrenar, aprender y admirar a los grandes monstruos de la jabalina. Es la mejor manera de llegar a Río”, agrega el entrenador.

Toledo fue aprendiendo a vivir solo, a golpearse con la vida: quemaba la comida, no conseguía planchar y la heladera no siempre tenía lo que precisaba. Pero iba madurando. Es decir: cayendo y levantándose cuantas veces hiciera falta. “Se hizo fuerte ante las adversidades. Braian recién está empezando con la verdadera etapa de adulto, a pesar de que ya vivió mucho. Y puede ser grande, muy grande para nuestro deporte”, explica Osorio, quien lo conoce como nadie.

Pero llega un punto en la vida de cualquier deportista de élite en el que no alcanza con apretar los dientes. El apoyo económico, a la hora de planear un calendario, nunca fue una virtud de la cual los dirigentes argentinos pudieran jactarse. Sin embargo, algo cambió. “Desde la creación del Enard, todo mejoró. Ahora viajamos a los campamentos de jabalina y de atletismo. No paramos de recibir ayuda. Y no pensamos defraudar a tanta gente”, explica el coach, aunque sabe que no deben apresurarse.

Dar un paso a la vez, con un diamante en bruto, parece el camino cierto. “Creemos que el
momento grande de Braian llegará a partir de Tokio 2020
. Después de sus 26 años, y hasta los 32, aparecerán sus mejores resultados”, explica. Por su parte, Toledo es un poco más temerario. Sabe que necesita ir despacio y que, haciendo todo a su debido tiempo, tendrá tres o cuatro oportunidades olímpicas por delante. Sin embargo, quiere dejar en claro que no irá de paseo a Brasil, sino con un objetivo claro. “Es verdad que mi madurez y mi mejor momento tal vez esté en Japón o más adelante, pero a Río voy para clasificarme a la final. Si hago las cosas bien, si estoy concentrado, es posible. Este es un deporte muy técnico y, si te levantás bien, podés sorprender. Cualquier error te cuesta muy caro, tres o cuatro metros, mínimamente. Pero no me prohíbo soñar”, se ilusiona.

Lleva más de un mes en Finlandia, donde está haciendo un curso avanzado al lado de lanzadores como Julius Yego, el keniata que mejoró su técnica mirando videos de YouTube y se consagró campeón mundial en Beijing. Además, compite de tanto en tanto en torneos regionales del país escandinavo, junto a los mejores de la disciplina. Así, obtuvo un cuarto puesto en Savo, un decimotercer lugar en la propia Kuortane y un gran triunfo en Pihtipudas, con un lanzamiento de 77,63 metros, alcanzado en su segundo intento.

“Estoy feliz y siento que maduré mucho. He crecido tanto en lo que hago como en mi vida personal. Algunos errores me hicieron saber que dependo de mi disciplina y mi constancia para poder triunfar. Y eso es lo que voy a hacer: crecer cada día un poco más”, asegura Toledo desde la pequeña ciudad que, a más de 13 mil kilómetros de su Marcos Paz natal, se convirtió en su hogar. Antes de viajar hacia los JJ.OO. de Río, intentará que sus sueños, montados en una jabalina, vuelen lo más lejos posible".

La política y el deporte despiden a Braian en redes

Quien primero se refirió al tema fue Gerardo Werthein, el presidente del Comité Olímpico Argentino (COA).


 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar