MIÉRCOLES 24/07/2019
Javier Saiach, el diseñador de Juliana Awada:

Javier Saiach, el diseñador de Juliana Awada: "Que en 2019 no se vote por desesperación"

El prestigioso diseñador, quien vistió a la primera dama para la gala del Colón durante el G20, dice que ese evento internacional sirvió "para darle un respiro" al Gobierno y "decirle al Presidente que no está tan solo" en su tarea de sacar al país adelante. Su mirada sobre la crisis y la preocupación por la inseguridad creciente.

"Sin dudas fue el mejor año a nivel profesional", dice orgulloso Javier Saiach. Se trata del prestigioso diseñador argentino de alta costura, quien en las últimas semanas fue noticia por haber vestido a Juliana Awada, para la función de cierre del G20 en el Teatro Colón. Sus creaciones no sólo son elegidas por importantes celebridades nacionales como Juanita Viale, Zaira Nara, Isabel Macedo o Carolina Ardohaín, sino que además han recorrido las pasarelas de ciudades como Madrid, París y Miami. Sin embargo, para Saiach, hasta ahora, ninguno de sus diseños "había tenido tanta repercusión", como el que confeccionó para la primera dama.

¿Cómo viste el mercado de la moda en Argentina durante este año?

Yo sería injusto si me quejo, mi trabajo está bien. Cuando una persona buscar un vestido de noche de alta costura, sabe que se arma desde cero y todo lo que implica. Por lo general, se cree que un vestido de alta costura simplemente es brilloso, pero en realidad, es una pieza que tiene entre un 70 y un 90 por ciento de trabajo a mano. En el caso del vestido de Juliana, la gente no podía creer que se había hecho en el país y para hacerlo trabajaron nueve personas. Si uno lo ve de lejos, podría decir que se trata nada más que de un vestido blanco pero cuando se entera de todas las internas, empieza a entender. 

¿Cómo creés que está posicionada la moda argentina, a nivel mundial?

Creo que no estamos muy bien. Por un lado, hay gente que, a veces, prefiere el costo antes que la calidad. Y además, hoy en día existen muchas marcas que tienen precios muy altos y la relación de costo-calidad no es buena. Entonces, estamos como raros en eso. Estamos situados en que la Argentina siempre tiene onda y se permite cosas, pero es un buen momento para dar un paso más, hacer las cosas en serio.

¿Cuál es tu percepción sobre la gestión económica del gobierno de Macri?

Hablando políticamente, yo creo que nadie lo hubiese podido hacer tan rápido. Estamos pasando una brecha muy profunda debido a cómo se recibió el país. Porque esto se logra con tiempo y haciendo patria. ¿Qué significa hacer patria? Hacer lo que cada uno sabe, de la manera que sabe y sin tener que protestar todo el día.Yo comprendo que no debe ser fácil llevar el pan a la casa y no lo digo tan alejado, porque yo le tengo que pagar a mucha gente de la cual estoy muy orgulloso del trabajo que hace. La Argentina se va a levantar el día que todos dejemos de culpar al otro y hagamos lo que tenemos que hacer. Siempre es de a poco. Yo soy apolítico y hasta ahora no escuché a la gente decir que la culpa era de Macri. Acá todos se encontraron con una casa en grave estado y ahora hay que hacerse cargo de esa casa.

¿Qué mirada tenés sobre el clima político que se vivió este año con la crisis?

Vuelvo al G20, porque creo que le dio un respiro a mucha gente, fue una bocanada de aire fresco, una forma de decirle al Presidente que no está tan solo. Vimos un Macri cansado, emocionado y la gente comprendió en qué estaba el Presidente. Yo empecé a escuchar cómo otros empezaron a decir: "Che, mirá todo lo que está haciendo, vamos a ver si lo logra". Es difícil cuando uno para construir un piso de nuevo, tiene que empezar por los cimientos. Y hasta que se llega a eso, tal vez, cambió la persona que lo inició. 

¿Cuáles son las problemáticas sociales que más te preocupan?

Tres puntos claros: la salud, porque estamos pasando por un tema de salud bastante deficitario y me parece que con tanta gente buena en el país, la Argentina podría ser mejor en ese aspecto. En segundo, la inseguridad, que es lo que más me alarma. Uno ya no camina seguro con todo lo que está pasando. La gente está de mal humor, agresiva, y eso te da inseguridad, porque no sabes si podés protestar porque alguien te puede agredir. Y la tercera, es la educación, porque es la base de todo país para salir adelante. Me gustaría, que más allá de poner el foco en qué pasó en tal época, se hable más de sexualidad, cuidados personales, aprender cosas básicas. Creo que no todo depende del Presidente, que todos debemos ayudar desde nuestro lugar. No me gusta caminar en invierno y ver a alguien en el suelo tiritando de frío, se me hace injusta la vida, pero trato de hacer cosas por otras personas para cambiar su realidad.

¿Cuáles son tus expectativas para 2019, puesto que es un año electoral? 

Que la Argentina gane, que sea como sea, pero gane. Que no se vote por desesperación. Que se vote pensando en que la próxima gestión estará a cargo por cuatro años, que nos pueden volver a hundir o levantar de nuevo.

 

Expectativas superadas

El diseñador Javier Saiach fue uno de los focos de atención durante la histórica cumbre del G20, que se desarrolló a fines de noviembre en la Argentina. Es que la Primera Dama, Juliana Awada, lo eligió para confeccionar el llamativo vestido que lució en la ceremonia de cierre del Teatro Colón. "Hasta el día del evento, yo no había dimensionado todo lo que se iba a generar", cuenta emocionado Saiach. Y agrega: "Si bien yo podía ser capaz de imaginar lo que iba a ser la cumbre, terminó superando todo. Cuando vi la exposición que tuvo, me asusté y emocioné al mismo tiempo. Al otro día, (Juliana) me escribió para decirme que la rompimos".