Elecciones: qué subastador vaticina

Elecciones: qué subastador vaticina "cierre de galerías de arte" si gana Cristina

Lucas Kokogian, al frente de Azur, destaca las medidas de Cambiemos que favorecieron la venta de obras y su exportación. "Si el Gobierno cambia, habrá ostracismo de nuevo".

En la esquina de Arroyo y Cerrito, los ventanales de la galería Azur, también casa de subastas, invitan a husmear su interior. Acaba de inaugurar la muestra de pinturas de Alejandro Avakian, un conjunto de lienzos abstractos que recuerdan a la técnica de action painting del estadounidense Jackson Pollock. Su director, Lucas Kokogian, recibe a la prensa y a los invitados. Se lo ve pendiente del evento y, aunque hoy abundan las felicitaciones y el champagne, del futuro que percibe incierto.

El arte, como casi todo en la Argentina, tampoco escapa al impacto de un año electoral. Kokogian pendula entre ver el vaso medio lleno y medio vacío. Por un lado, la incertidumbre es para él, un dinamizador de la comercialización de obras de arte, una oportunidad. Pero la posibilidad de que el kirchnerismo vuelva a gobernar empaña el porvenir.

“Hoy por hoy, con las incertidumbres electorales que hay, la gente tiene miedo de poner la plata en el banco. Hay muchos rumores de que va a pasar lo mismo que en 2001, en mi opinión, no va a pasar. Los departamentos estan en dólares ¿Vas a poner un dólar ahí hoy, cuando todavía hay incertidumbre de si el dólar va a terminar en 50, 60, 70 ó 100 pesos? No. Entonces ¿qué haces con los dólares? Los ponés en el arte”, sostiene el subastador.

En una charla exclusiva con Clase Ejecutiva, realizó una comparación entre la situación de las galerías y subastadoras de arte durante el gobierno de Cristina Kirchner y el de Mauricio Macri, la “mezquindad” de algunos colegas, la incursión de nuevos compradores y el mito del arte como refugio para lavar dinero.

Durante el kirchnerismo, recuerda, cada galería y subastadora operaba como agente de retención cada vez que se realizaba una transacción importante. “La gente se asustaba, le tenías que pedir desde el DNI hasta el número de calzado”, indica. “¿Este gobierno qué hizo? En principio, no lo hizo por el arte sino por la situación del país”, agrega.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Tarde de lluvia | Azur Arroyo #casadesubastas #artauction #auctionhouse #art #arteargentino @lucaskokogian

Una publicación compartida por GALERIA AZUR (@galeriaazur) el

Entre los aciertos de Cambiemos a favor del arte destaca el blanqueo de capitales lanzado en 2016. Aunque no fue determinante, parte de los fondos que reingresaron al país se volcaron a comprar obras. Por otro lado, la disposición de 2018 que facilita la exportación de obras de arte agilizó la comercialización, especialmente a extranjeros que se encuentran por pocos días en el país, aunque sostiene que en la implementación aún falta que la Aduana se ponga al día con aprender la norma.

En el plano porteño, consideró que  el programa Art Basel Cities Buenos Aires colaboró para “generar un movimiento pequeño en el arte”. “¿Cómo le sirve al Gobierno? No lo sé, pero a mí como galerista me sirve que haya 50 tipos que quieran venir esa semana. Que después yo pueda vender o no por los trámites de exportación, es otro tema. Todo tiene su complicación en la Argentina”, sostiene.

Y aprovechó para enviar un mensaje a sus pares: “Todo lo que es Art Basel Cities se mueve muy relacionado a lo que es arteBA; arteBA se relaciona con Meridiano (la Cámara que agrupa a las galerías de arte)  y en Meridiano no entran las casas de subasta que son las que más venden arte. Sigue siendo mezquino. Y tengo contacto con todos, pero es muy mezquino el mercado de arte”.

Kokogian en plena subasta.

¿Lavado, refugio, inversión?

Según cifras propias, compartidas con el sector, el mercado de arte argentino moviliza unos u$s 10.000.000 al año. “Me río cuando hablan de lavado de plata… ¿lavado en u$s 10.000.000?”, se burla Kokogian.

En la actualidad, las subastas de Azur se componen en su mayoría de compradores argentinos y un puñado de europeos y estadounidenses. En los últimos dos años se sumó un nuevo perfil de interesados: jóvenes empresarios que se volcaron definitivamente a comprar arte.

Cómo convertirse en coleccionista de arte desde $ 2500

El camino como coleccionista de Luis Incera empezó cuando buscaba un cuadro para el comedor de su casa. En ese momento, este abogado que hoy es vicepresidente del Consejo Administrativo de arteBA no tenía ningún conocimiento en la materia, así que buscó asesoramiento.

“No vienen asesorados: los tenés que asesorar, hacer, buscar. Empiezan comprando algo que quizás en 5 años se arrepienten. Yo soy crítico de eso, trato de explicarles:  ‘Vas por esto, yo me guardaría esto, juntaría estos tres y me compraría aquello’, para que no pierdan ese primer tiempo. Porque después vuelven a los tres años y me reclaman: ‘Me vendiste esto’. Soy directo: si es por decoración, que lo compre; si es por inversión, que me escuche”.

Sobre el arte como activo a invertir, sostiene que desde hace al menos 10 años la tendencia cambió. “Hoy es arte como refugio”, afirma. “Vos comprás un Fader por u$s 100.000 y posiblemente yo te recupero los u$s 100.000 en 5 años o u$s 120.000. Yo no te lo vendo como inversión, sino como refugio”, ejemplifica.

Por último, a corto plazo el panorama podría ponerse negro, como las pinceladas más dramáticas de los cuadros de Avakian: “Si el Gobierno cambia, habrá ostracismo de nuevo y tendríamos que cerrar todas las galerías”.

Comentarios2
Eduardo Leiro
Eduardo Leiro 07/06/2019 01:09:08

en un pais con más del 50% de chicos que pasan hambre, lo que te pase con el arte no tiene la menor importancia, ojala que regresen los K para cuidar a los que menos tienen

Roberto Osvaldo Luna
Roberto Osvaldo Luna 31/05/2019 02:49:53

Solamente le interesa su ombligo, mejor dicho su bolsillo, a costa de lo que sea, no le importa el país, su futuro, la comunidad. Asco.

Shopping