El Cronista Comercial

Ventas de autos: diciembre negro y  caída de otro 25% en 2019

Las agencias de coches proyectan 22.000 patentamientos este mes, 54% menos que en igual mes de 2017. El año cerrará con 800.000 unidades y se proyectan 600.000 para el próximo. "La mayoría de los concesionarios trabajamos a pérdida", advirtió la cámara del sector. Vaticinan cierres de sucursales

Según YPF hay dos interesados en construir planta de GNL

Con una proyección de 22.000 autos para diciembre, un 54% menos que el mismo mes del año pasado, el mercado cerrará 2018 con poco más de 800.000 unidades, según datos preliminares de la Asociación de Concesionarios Automotores de la República Argentina (Acara). Será una caída superior al 10% contra 2017. Y, para 2019, el pronóstico no es alentador: los vendedores oficiales pronostican otro retroceso, a 600.000 unidades, un nivel que el mercado interno de vehículos no tenía desde el recesivo 2009, cuando se vendieron al público 514.927 coches, según las estadísticas de la entidad.

"La rentabilidad de los concesionarios es negativa. La mayoría pierde de a millones", aseguró el tesorero de la cámara, Ricardo Salomé, en un encuentro con periodistas. "Tenemos una situación muy complicada. Por un lado, ventas a la baja por la caída de demanda. Y, por otro, tasa de interés en alza: nos cobran 80% para financiarnos a 30 días", resumió el directivo. En términos de rentabilidad, es el peor año desde la crisis de 2002, subrayaron en la entidad. De persistir este escenario, advirtieron, habrá cierre de concesionarios. "Por ahora, hubo ajustes mínimos, en puntos de ventas", señalaron. Actualmente, Acara, que nuclea a los concesionarios oficiales de las automotrices, tiene 810 empresas afiliadas. Ya cerraron unos 20 salones y se alerta sobre 15.000 empleos bajo amenaza.

El mercado automotor pasó del sueño del record, con cerca de 1 millón de patentamientos, a la pesadilla de caídas mensuales, cada vez, más profundas. "Veníamos de muy buen primer trimestre y fue como si nos clavaran el freno de mano", graficó Carlos Movio, ex director comercial de Peugeot y flamante gerente general de Acara.

Ya cuando la curva era positiva, los concesionarios no tenían ganancias, subrayó Salomé. "No hubo rentabilidad por el exceso de oferta que vino de Brasil. Las terminales alimentaron el mercado de 1 millón de autos. Incluso, hasta los más poderosos se equivocan: hubo un presidente de automotriz que nos dijo que, este año, se venderían 1,1 millón", señaló.

La consecuencia inmediata de eso son los 260.000 autos acumulados entre los stocks de fabricantes y agencias, equivalentes a cinco meses de ventas. "En términos financieros, esto nos pega muy fuerte. Porque ya no somos 'socios' del Estado (tributamos por cada operación que hacemos). El Estado pasa a ser nuestro 'dueño': con las devaluaciones, y al no poder indexar nuestros inventarios, terminamos pagando impuestos por muchísimo más de lo que nos correspondería", puntualizó.

Cuestión de precios

Confían en que, para febrero, el mercado logrará desagotar el stock. "Hace cuatro meses que las fábricas, de Brasil y la Argentina, no abastecen a los salones", indicaron en la entidad. El precio de esto son los beneficos y promociones, que se mantendrán hasta que se normalice el flujo de entregas. "Es el mejor momento para comprar un auto", subrayaron los vendedores. Ejemplificaron con el Suran, de Volkswagen: a punto de dejar de fabricarse, su precio de lista es de $ 700.000 pero, hoy, incentivos mediantes, se vende a un precio final de $ 350.000.

La gran incógnita es qué ocurrirá después. "Es muy difícil salir de la dinámica de descuentos. Afectará las ventas. Porque, sin bonificaciones, los precios subirán", explicó Movio. ¿Cuánto? "En los últimos años, subieron un 80% de la inflación", indicó. El promedio de inflación esperada para el año próximo es del 27,9%, según el relevamiento de expectativas de mercado (REM) que realizó el Banco Central en noviembre. Para los precios de los autos, el piso de este año, además, es mayor: la mayoría de las marcas subió sus listas más de 100%, forzadas por el salto cambiario.

El segmento que los concesionarios miran con más preocupación es el de los planes de ahorro. "Hay tres segmentos a los que impactará. Primero, el aumento que habrá en las cuotas. Segundo, hay gente que, por las bonificaciones, se va del plan porque les conviene más comprarlo al contado. Y el tercero es el más complicado: los que tienen el auto adjudicado, prendado, les subió la cuota y no llegan a cancelar la deuda", diagnosticó Movio. "Las terminales van a tener que hacer algo porque están hipotecando el futuro del mercado, que son los planes de ahorro", alertó Salomé. "Hay bastante inacción. La situación es bastante delicada. Se podrían estirar plazos, ampliar beneficios. Pero depende de las terminales y el Gobierno, porque es un tema social también. Nosotros sólo vendemos la suscripción", aclaró Rubén Beato, secretario general de Acara.

En 2017, hubo 245.000 autos facturados por planes de ahorro sobre un mercado total de 900.000. En 2018, serán 225.000 sobre 765.000 autos y livianos. La proyección para 2019 es de 160.000 sobre 600.000 operaciones.

En ese sentido, confían en Dante Sica, ministro de Producción y Trabajo. "Hoy no tiene las herramientas pero las está buscando. Al menos, es alguien que viene del sector y lo conoce muy bien. Antes ponían a gente que no conocía nada", contrastó Beato a Sica con su antecesor, Francisco Cabrera.

Comentarios1
Fernando Scarlata
Fernando Scarlata 20/12/2018 10:00:56

El año pasado cerraron con un muy buen año de 900.000 y este año cerrarán con 800.000 ¿tan mal les fue?

Recomendado para tí


Seguí leyendo