El Cronista Comercial

Por la cuarentena, explotaron los pedidos de ejecutivos argentinos para irse al exterior

Durante el aislamiento, crecieron, por lo menos, un 50% las consultas a los headhunters. Dicen que el interés es mayor, incluso, que en la crisis de 2001. Además de los efectos económicos que tendrá la pandemia, incide el país que ven a mediano y largo plazo

Por la cuarentena, explotaron los pedidos de ejecutivos argentinos para irse al exterior

Si alguno tenía alguna duda, el anuncio del viernes, que endureció la cuarentena retornándola a su fase inicial, terminó de despejarla. El golpe que esto significará para la economía amplificará el impacto que ya dio la pandemia, por la cual el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó una caída cercana al 10% para este año. Comercios que apenas subsistieron con restricciones deberán volver a cerrar; industrias y empresas que, con fuertes caídas de ingresos, invirtieron en protocolos y procesos para retomar su actividad, ahora, bajarán la palanca otra vez. Última gota de un vaso al que noticias como el intento de expropiación de Vicentin, el permanente peligro de default (con una negociación que nunca parece cerrar), los controles cambiarios y el meteórico crecimiento del déficit fiscal -con su consecuente aceleración de la emisión- hacen que, a mediano y largo plazo, muchos sólo vean la mitad medio vacía.

Por eso, a medida que se extiende la cuarentena y se profundiza el deterioro, explotan los pedidos a los headhunters por parte de profesionales que ya decidieron continuar sus carreras en el exterior. Según los cazatalentos, las consultas crecieron, por lo menos, un 50% en comparación con los días previos a la cuarentena. Memoriosos, resaltan que nunca antes hubo tanto deseo por irse a vivir afuera, incluso, más que en la crisis de 2001.

"En el último tiempo, se manifestó fuertemente esta intención. El 50% de quienes buscan un cambio laboral contemplan dejar la Argentina. Hasta hace poco, la cifra era bastante menor. Si el proyecto y el destino son seductores, no lo dudan", señala Pablo Taussig, socio y consultor de Spencer Stuart Argentina.

Los salarios de los CEOs no encuentran su piso

A fin de 2019 los CEOs cerraron sus acuerdos salariales y pudieron concretar arreglos beneficiosos en la mayor parte de los casos, claro que nadie vislumbraba una crisis sanitaria y económica como la que vivimos. Aun así, no pudieron recuperar los puntos que los últimos dos ejercicios vinieron perdiendo frente a la inflación.

Edgar Medinaceli, director de Russell Reynolds, explica que ejecutivos que, antes, ni pensaban en explorar oportunidades en el exterior, ahora, sí lo consideran. "En las últimas semanas, notamos un interés mayor comparado a antes del confinamiento. El cansancio del país y la falta de perspectivas de corto-mediano plazo propician la salida. Se dan cuenta de que es muy difícil hacer carrera acá", afirma. Agrega que argentinos que retornaron al país entre 2016 y 2017 quieren irse de nuevo. 

"La cuarentena tan prolongada, la erosión inflacionaria y la comparación del valor del salario en dólares hacen que las plazas del extranjero se vuelvan más atractivas, sumado a la incertidumbre que reina en el plano macroeconómico local. En las últimas horas, nuestras oficinas con sede en Colombia, Perú, Chile y Brasil registraron subas de alrededor del 50% de las postulaciones de ejecutivos que trabajan en la Argentina y desean expatriarse", dice Mauro L’Estrange, managing partner de Grupo DNA-High Flow.

Cristina Bomchil, fundadora y directora Ejecutiva de Valuar, sostiene que, desde que se inició el aislamiento, recibe, como nunca antes, una innumerable cantidad de solicitudes y anticipa más pedidos en los próximos meses, que podrían hasta triplicar el número actual. "Ni en 2001, que fue un año duro, tuve tantas consultas. En ese entonces, la recuperación fue relativamente rápida. Hoy, las perspectivas son inciertas", analiza. 

"La situación del país ya era delicada antes. Pero, con la llegada del coronavirus, se agravó el escenario. La economía está muy golpeada y el mercado laboral calificado se redujo considerablemente. Donde más se ve esta necesidad es entre los jóvenes, aunque también está entre los adultos. Muchos me dicen que están dispuestos a dejarlo todo, con tal de irse a otro país", confiesa. 

Ana Renedo, socia de MR Partners, ratifica la tendencia: explica que la cantidad de postulaciones creció en las semanas últimas y la proyección indica que seguirá en aumento. "Hay una mayor disposición a dejar el país comparado a 2001. Pero, todavía, no vemos que sea a cualquier costo. La elección del destino sigue siendo cuidadosa", considera.

Los candidatos que piden la expatriación aspiran a una mayor capacidad de ahorro y a un estilo de vida mejor que el que tienen en la Argentina. "No enfrentan dificultades económicas porque cobran buenos sueldos. No obstante, su poder adquisitivo se deteriora cada vez más y proyectan un bienestar mayor fuera del país", comenta Renedo.

La tendencia no es nueva. Los headhunters especializados en executive search dan cuenta de que el fenómeno se observa desde, hace al menos, un año. En 2019, alentados por la devaluación y la caída de poder adquisitivo, profesionales de mandos medios y altos de distintas multinacionales pidieron el pase a otras filiales o, directamente, se animaron a probar suerte por fuera de las organizaciones en las que se desempeñaban. Luego del resultado electoral de octubre, hubo una mayor demanda, con incrementos de hasta el 20% en los pedidos.

Pese a que las fronteras están cerradas actualmente, los ejecutivos saben que el proceso puede demorar, como mínimo, seis meses, entre que se analiza la solicitud, se obtiene la aprobación y se realiza la mudanza. De esta manera, muchos aprovechan el aislamiento para acelerar la gestión y hacer consultas y trámites de forma remota y así ganar tiempo.

A diferencia de hace unos meses, América latina ofrece más oportunidades hoy. Si bien siempre existió interés por mercados como los Estados Unidos, Canadá y Europa, la región resulta más atractiva, con Uruguay y Chile como los sitios más aptos para acoger a los expatriados. "Junto con Colombia y Brasil, son los destinos más demandados", asegura Medinaceli.

"Hay una preferencia por los países limítrofes porque pesa la cercanía con los vínculos familiares y la comodidad para trasladarse", cuenta Renedo. Bomchil coincide y acota que el talento argentino es valorado en Uruguay y Chile, países que se presentan, según ella, como una alternativa superadora, dada la idiosincrasia, la afinidad cultural y el mismo lenguaje. "Ambos tienen mercados laborales pequeños, pero más abiertos. Radicarse en los Estados Unidos o Europa es más complicado. Aprecian nuestra formación y capacidad de liderazgo, pero suelen imponer más barreras", expresa la titular de Valuar.

Taussig, de Spencer Stuart, aclara que las trabas en los Estados Unidos son mayores ahora, ya que también se están restringiendo las visas sponsoreadas. "Si la movilidad se da dentro de las mismas empresas, es más fácil optar por otros destinos. De lo contrario, Uruguay y Chile son plazas menos restrictivas", comenta.

En cuanto a los perfiles que más se postulan, se encuentran gerentes y directores con experiencia en las industrias más afectadas, aunque también hay inquietud por parte de trabajadores de rubros cuyas actividades crecieron en el último tiempo. "Predominan los de sectores vinculados al consumo masivo y la tecnología. Son las posiciones más buscadas en la región y buscan llevar su know-how a otras ciudades", concluye L’Estrange.

Shopping