El Cronista Comercial

Las PASO y el nuevo dólar congelan el mercado de fusiones y adquisiciones

El resultado de las primarias hizo que los compradores esperaran antes de hacer sus inversiones. La devaluación, por su parte, generó dudas en cuanto a los precios de los activos

Juan Valdez y Victoria's Secret avanzan con cautela en Argentina tras la devaluación

El inesperado resultado de las PASO hizo que muchas compañías que estaban con planes de inversión en el mercado de fusiones y adquisiciones (M&A, por su sigla inglesa) tuvieran que repensar su estrategia. La devaluación de la semana pasada, sumada a la incertidumbre por el rumbo que pueda tomar la economía a partir del 10 de diciembre, puso un freno a las operaciones que estaban comenzando y obligó a renegociar precio para las que estaban más avanzadas.

"Esto es un wait and see. Las transacciones en proceso ahora están en una impasse por el cambio que supuso el domingo. Aunque depende del sector, porque el cambio en las expectativas y en la incertidumbre les pega de distinta manera", explicó Guido Dalla Bonna, socio de M&A de la consultora First CFA.

En ese sentido, diferentes fuentes explicaron que mientras que, para las transacciones realizadas entre jugadores locales, la devaluación abre la oportunidad de encontrar un buen precio para expandirse, para los inversores extranjeros, la incertidumbre obliga a repensar la posibilidad de ingresar en el país.

El año, explica Patricio Rotman, director de Finanzas & Gestion, venía con una caída del 40% en cantidad de operaciones que 2018. Sin embargo, varios consultores indicaron que partir de julio empezó a verse más movimiento, sobre todo, en sectores como Oil & Gas y energías renovables, porque se buscaban activos que fueran más resistentes al riesgo cambiario.

"Ahora, se puso el freno a todo. Entre ellas, una compañía de servicios petroleros que factura más de u$s 100 millones al año y otra empresa de gas que estaba en venta, con muchos interesados", detallaron en el sector y agregaron que otra transacción frenada es la de una metalúrgica que, hace poco, cerró una planta en el Gran Buenos Aires y estaba viendo una posibilidad en Rosario.

Sin embargo, los expertos destacan que, por el momento, las empresas no tienen previsto desarmar su posición en el país. Primero, prefieren ver qué pasa en las elecciones de octubre y en los primeros meses de un eventual gobierno de Alberto Fernández.

"Nadie sabe si habrá control de cambios o si será amigable con los negocios. En caso de que sea la primera opción, muchos se irán", concluyeron.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo