El Cronista Comercial

Efecto devaluación: creció 7,5% el arribo de extranjeros y es récord en siete años

Como contracara, los viajes de argentinos al exterior se redujeron por primera vez en cuatro años, al caer un 0,7%. Pese al cambio de tendencia, el saldo entre turismo receptivo y emisivo sigue siendo deficitario en personas y en dinero. Los extranjeros dejaron u$s 3.338 millones en el país, mientras que los argentinos gastaron casi el doble afuera, u$s 6.513 millones.

Cómo es la apuesta de Philip Morris para que el cigarrillo pase a la historia

Por segundo año consecutivo, volvió a crecer el arribo de visitantes extranjeros al país, alentados, sobre todo, por la devaluación del peso, que abarató los costos de las estadías en la Argentina a turistas con dólares, pero también por viajes corporativos, especialmente por las cumbres del G20 que se realizaron en el país en varios momentos del año.

Durante 2018, 2,76 millones de extranjeros llegaron a la Argentina a través de todos los aeropuertos nacionales, un 7,5% más que en 2017, año en que el turismo receptivo había crecido un 7,4% interanual, luego de tres años en baja, según informó hoy el Indec, con la difusión de la Encuesta de Turismo Internacional (ETI). Así, se logró un récord en siete años.

La devaluación pesó en la llegada de extranjeros: de octubre a diciembre, tras el mayor salto del dólar, aumentaron 8,9% los ingresos por Ezeiza y Aeroparque, mientras que en el primer trimestre lo habían hecho sólo un 2,8%, según el Indec.

Por nacionalidad, en diciembre se notó la recuperación, ya observada en gran parte del año, de los visitantes brasileños: crecieron 24,7% y aportaron el 23,3% de ese mes. También crecieron los chilenos, un 23,3% y los visitantes de Estados Unidos y Canadá, un 12,5%.

Según la misma encuesta, los visitantes foráneos dejaron en el país u$s 3.338 millones, cifra similar a 2017.

Menos viajes al exterior

Como contracara, los viajes de argentinos al exterior se redujeron por primera vez en cuatro años, al caer un 0,7%, a 4,485 millones de personas. Entre 2015 y 2017, las salidas al exterior habían aumentado entre un 17,1% y 17,7% interanual.

La baja se acentuó durante el último trimestre del año, tras el segundo abrupto salto del dólar en el año, en agosto: cayeron 17,7% a través de Ezeiza y Aeroparque y 20,9% vía Córdoba, mientras que entre enero y marzo habían crecido 11,2% y 25,4%, respectivamente, lo que da cuenta del impacto de la variación del tipo de cambio.

Y mientras los viajes al exterior por negocios crecieron 14,7% en el año, por vacaciones se redujeron 9,6%. Ese contraste se acentuó en los últimos tres meses del año, tras el dólar a $ 42: los viajeros corporativos aumentaron 22,7% mientras que los turistas retrocedieron 34,9%.

Los argentinos gastaron u$s 6.513 millones fuera del país en 2018, un 5% más que en 2017 y casi el doble que el dinero dejado en el país por los foráneos.

Hasta mayo pasado y en los últimos años, el turismo emisivo (viajes de argentinos al exterior) crecía a niveles récord, alentado por la fuerte inflación local y un valor relativamente estable y retrasado del dólar. Esa tendencia, junto a la caída creciente en los arribos de extranjeros al país, generaron a partir de 2013 una balanza comercial turística deficitaria en número de personas: salían más argentinos que los foráneos que llegaban. Hasta 2012 y desde 2001, ese saldo había sido positivo, por el récord en llegadas de extranjeros.

Pese al aumento de extranjeros y la caída en las salidas de argentinos, ese saldo continúa aún en rojo, pero achicando su brecha: en 2017, por cada visitante foráneo que llegaba salían dos argentinos; en 2018, esa relación fue de 1,6 argentino por extranjero.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo