El Cronista Comercial

Efecto cuarentena: la producción de autos cayó a la mitad en el primer semestre

Lo difundió Adefa, la cámara de las terminales. Antes de la pandemia, proyectaban, como mínimo, el mismo volumen que habían tenido en 2019. Las empresas le piden al Gobierno que retome el proyecto sectorial que le habían propuesto a Alberto en diciembre

Efecto cuarentena: la producción de autos cayó a la mitad en el primer semestre

En el primer semestre, la producción de autos sumó 86.439 unidades, un 46,4% menos que en la primera mitad del año pasado, informó la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa). El principal motivo de la retracción fue la cuarentena, que forzó a que las automotrices cerraran sus plantas durante dos meses.

Antes de la pandemia de coronavirus, de hecho, las terminales proyectaban un 2020 cuyo piso de actividad sería el mismo volumen de 2019: 315.000 unidades, 32% por debajo de lo que habían hecho en 2018.

Por eso, la entidad, que agrupa a los constructores de autos fabricados en el país, le pide públicamente al Gobierno que retome el proyecto de ley para el sector, que la industria automotriz le había propuesto en diciembre, en un acto que contó con la presencia de Alberto Fernández.

Las plantas empezaron a reactivarse a mediados de mayo. Todas, en el mejor de los casos, al 50% del ritmo que tenían antes del brusco freno. Recién en los últimos días, lo hicieron las dos que faltaban reiniciar su producción: el Grupo PSA (Peugeot y Citroën) y General Motors. Así, en junio, con un promedio de 21 días hábiles, se fabricaron 15.657 vehículos, un 226,1% más que en mayo. En ese mes, habían sido apenas 4806 unidades. En abril, directamente, cero. En términos interanuales, significó una caída del 34,5% contra junio del año pasado.

Alberto Fernández visitó la planta de Volkswagen tras su reactivación

En tanto, las exportaciones del mes, 6875 unidades, crecieron 113% contra mayo. Pero son 60,5% inferiores contra lo visto un año atrás. Así, desde enero, la industria automotriz acumula 53.223 ventas externas, un desplome del 50,6% contra el acumulado de los primeros seis meses de 2019.

Que el mercado doméstico ya fuera bajo hizo que el golpe fuera más amortiguado en este indicador. Los 23.773 vehículos vendidos a nivel mayorista en junio incrementaron un 18,7% lo entregado en el mes previo. Pero equivalieron a un recorte del 34,9% en el contraste con junio del año pasado. De esta forma, en el semestre inicial de 2020, las automotrices le facturaron a sus concesionarios 123.158 autos, 34,2% por debajo de la primera mitad de 2019.

El año pasado, el mercado interno fue de 460.000 patentamientos, casi la mitad que en 2018. Para 2020, en la actualidad, no se proyecta un volumen superior a los 200.000.

En diciembre, la cadena de valor (fábricas, proveedores, concesionarias y gremios) entregó al Presidente Fernández y a su ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, un plan sectorial consensuado entre todas las partes. “Vamos a estudiarlo durante el verano”, prometió Kulfas. Hasta al comienzo de la cuarentena (20 de marzo), no había novedades y la pandemia, con lógica, alteró prioridades.

Daniel Herrero, presidente de Toyota, con Alberto Fernández y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof

El presidente de Toyota, Daniel Herrero, quien ejerce el liderazgo de la troika (la automotriz japonesa, Ford y General Motors) que conduce a Adefa, retomó el pedido. A través de un comunicado, destacó la necesidad de “avanzar en las propuestas de trabajo de la cadena de valor con el Ministerio de Desarrollo Productivo y otras áreas del Gobierno para promover el proyecto de ley que declara al sector como estratégico y sentar las bases para el futuro de nuestra actividad, frente a los desafíos de transformación que tiene por delante”.

Más aun, en este nuevo contexto que se comienza a diagramar iniciando la recuperación y superación de los efectos de la pandemia”, resaltó quien toma la voz de la entidad hasta su próxima asamblea anual, a realizarse en octubre, luego de que el presidente en ejercicio, Gabriel López, debió renunciar tras haber finalizado su carrera en Ford.

El mensaje es claro: las automotrices están culminando su actual ciclo de inversiones (u$s 5000 millones, entre 2016 y 2019) y no quieren quedar fuera del próximo. Algunas, de hecho, más que eso: temen, directamente, por su permanencia.

Shopping