El Cronista Comercial

Edenor perdió $ 1795 millones en el primer semestre del año

El congelamiento de tarifas y la menor demanda de energía a raíz de la cuarentena impactaron en los ingresos de la compañía, que cayeron un 31% en el segundo trimestre

Edenor perdió $ 1795 millones en el primer semestre del año

El congelamiento de tarifas y la menor demanda de energía pegaron fuerte en los resultados de Edenor, que en el primer semestre del año registró una pérdida de $ 1795 millones, comparado con una ganancia de $ 10.828 millones en el mismo período de 2019.

En el semestre, los ingresos de la compañía ascendieron $ 38.329 millones, apenas un 7% por encima de los $ 35.738 millones de la primera mitad de 2019. Sin embargo, en el segundo trimestre de este año año, la facturación de la compañía fue de $ 17.978 millones y se desplomó un 31% en términos reales en relación con los $ 26.053 millones de un año atrás.

"A pesar del contexto adverso para las actividades de la sociedad durante el año 2019 y el primer semestre de 2020 debido la falta de actualización de sus ingresos como consecuencia del congelamiento tarifario, la disminución de la demanda de energía, los efectos generados por la pandemia y la recesión económica, Edenor logró sostener la mejora en sus niveles de calidad de servicio junto con el uso eficiente de sus recursos", detalla en el comunicado enviado a la Bolsa.

La compañía detalla, además que en el segundo trimestre el margen bruto, que representa el equivalente al Valor Agregado de Distribución (VAD), cayó un 46% respecto del mismo trimestre del año anterior. La variación negativa se explica por el congelamiento tarifario y el incremento en el nivel de robo de energía.

Hace poco más de dos semanas, Ricardo Torres, CEO de Edenor, había anticipado en una entrevista con El Cronista que en los últimos cuatro años había crecido sustancialmente el robo de energía y que ello había supuesto un costo de $ 7000 millones para la compañía. Además, la empresa había dejado de percibir ingresos por otros $ 7000 millones como consecuencia del congelamiento de tarifas.

El EBIT (ganancias antes de intereses e impuestos, por su acrónimo inglés) ajustado disminuyó en línea con el margen bruto. La compañía destaca que la merma refleja "la falta de actualización de los ingresos en un contexto de altos índices de inflación e incremento de los costos operativos".

"El resultado del trimestre resultó una pérdida de $ 2557 millones y disminuyó $ 3601 millones respecto del mismo período de 2019, cuyo resultado ascendió a $ 1044 millones sin considerar el impacto, por única vez, del Acuerdo de Regularización de Obligaciones.
Esta disminución se explica por el deterioro del resultado operativo, mayores resultados financieros negativos, menor resultado por exposición a la inflación y una menor carga por impuesto a las ganancias", agrega.

Las ventas de energía durante el segundo trimestre cayeron 1,2% de 4791 GWh en comparación con los 4849 GWh vendidos durante el mismo período del año anterior. En tanto que la cantidad de clientes creció un 1,3%, a raíz del aumento en el número de usuarios de tarifa residencial y de los que cuentan con el sistema de medidor integrado de energía (MIDE).

Con relación a las inversiones, durante el segundo trimestre de 2020 alcanzaron $ 2434 millones. Este número es una reducción del 20,8% respecto del mismo período del año anterior.

La compañía reclamó previsibilidad y que se cumpla el marco regulatorio

En ese sentido, la empresa destacó que se vio impedida de concretar su plan de inversiones según lo previsto a raíz de la caída en los ingresos y de las restricciones por la cuarentena para prevenir el Covid-19.

Por último, Edenor indicó que es "fundamental" restablecer el equilibrio de la ecuación económico-financiera. Y destacó que los niveles de inversión y la mejora en la calidad de servicio solo podrán mantenerse si hay previsibilidad y se cumple con el marco regulatorio.

Shopping