El Cronista Comercial

Coronavirus: Ribeiro vuelve a incumplir pagos de deuda financiera por la cuarentena

La empresa informó que el cese de ventas por el cierre obligado de locales le impide cumplir con sus vencimientos de nuevas obligaciones negociables. Además, el Banco Patagonia la intimó a transferirle el dinero de cobro de cuotas de créditos

Coronavirus: Ribeiro vuelve a incumplir pagos de deuda financiera por la cuarentena

La cadena de electrodomésticos Ribeiro volvió a anunciar que, como consecuencia del período de aislamiento y cierre de locales decretado por el Gobierno nacional ante el avance del coronavirus, incumplirá el pago de los intereses de más obligaciones negociables.

La empresa informó a la Comisión Nacional de Valores (CNV) que no pudo cumplir con los pagos vencidos de las obligaciones negociables Clase L que vencían el 3 de abril pasado ni las Clases M, N, O, P Serie 1 y P Serie 2; Clases Q Serie 1 y Q Serie 2, el 6 de abril pasado, en virtud de “las medidas dictadas a partir de la declaración de Pandemia”, que implicó el cierre de todas las sucursales. El 26 de marzo, había anunciado que no había podido pagar, por igual motivo, los intereses de sus obligaciones negociables Clase K (Serie 1) y Clase K2 (Serie 1).

Informó, además, que intenta potenciar sus ventas a través del comercio electrónico, pero que ese canal de venta aún “no ha generado fondos que permitan atender las obligaciones mencionadas”, “sino pequeñas sumas que se destinan estrictamente a la conservación de la Sociedad y la tutela de sus activos (pago de personal, seguridad y erogaciones esenciales y urgentes de mantenimiento)”.

La situación de la cadena de 110 años de vida no es sencilla. Como informó El Cronista este lunes, el Banco Patagonia la intimó a transferir los fondos por cobranza de los créditos, por los fideicomisos financieros Serie C, CI, CII, CIII, CIV, CV, CVI y Minicréditos 5, en los que la entidad es el agente fiduciario. Informó además que la reemplazará como agente de administración y cobro de esos créditos por otras empresas con las cuales está avanzando en las negociaciones, RapiPago y PagoFácil. 

Esta intimación fue rechazada por Ribeiro, que argumentó que no pudo rendirle los fondos cobrados por cuotas de créditos al tener que haber cerrado sus locales por la pandemia. 

La empresa, además, venía de una situación complicada y buscaba, previo a la situación excepcional por el coronavirus, renegociar su deuda de unos $ 1000 millones con los bancos. De hecho, a fines de enero había logrado ganar tiempo para presentar un plan de pagos a los bancos, algo que debía hacer el 31 de marzo pasado. Pero, en virtud de las medidas extraordinarias decretadas para evitar contagios, tampoco pudo concretarlo. Ahora, conversa con varias entidades para intentar estirar ese plazo, ante el cambio de contexto; evalúa, una vez que se flexibilice la cuarentena, cómo hará frente al plan de pagos.

La situación no es nada fácil. Con todos los locales cerrados, la empresa no logra mantener un nivel de ventas aceptable; tampoco puede cobrar las cuotas de créditos a sus clientes. Esto, en un sector que venía muy golpeado por las fuertes devaluaciones de 2018 y 2019, que llevaron a una pérdida del poder adquisitivo y a una baja en las ventas del sector, de 12% en 2018 y 25% en esos años, respectivamente. Hoy sólo puede operar online y con un stock limitado, al igual que la mayoría de las empresas del sector, ya que sus proveedores no pudieron abastecerse con normalidad.

Al 31 de diciembre, la mitad de su año fiscal, Ribeiro perdió $ 810,35 millones. Un año antes, el rojo había sido de $ 351,9 millones. Aún con inflación, sus ingresos cayeron: $ 2196,86 millones para el primer semestre de su ejercicio en curso, contra $ 3919,3 millones de un año antes.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar