El Cronista Comercial
MARTES 23/07/2019

Cayeron 40% las ventas de electrodomésticos en lo que va del año

La industria estima que el repunte vendrá en el segundo semestre. La recomposición del salario real, las elecciones y los planes de financiación reactivarían el sector

Cayeron 40% las ventas de electrodomésticos en lo que va del año

Después de un año que finalizó con un retroceso del 7,7% en la venta de electrodomésticos, la caída no se detiene. Los fabricantes del sector señalan que el consumo de estos bienes se desplomó alrededor de un 40% interanual en el inicio de 2019.

"El año arrancó en línea con los últimos meses de 2018. La contracción fue mayor al 30% para los clientes con grandes estructuras, a los que les cuesta más mover el barco. Para los retailers que actuaron con rapidez y se adaptaron al contexto, la merma fue cercana al 20%", expresó Guido Lombardi, director Comercial de Goldmund, dueño de las marcas Peabody y Braun, entre otras.

Para el CEO de Newsan, Luis Galli, la baja fue aún más pronunciada: el año empezó aproximadamente un 40% abajo en la venta de unidades. "Hay que tener en cuenta que el panorama en enero y febrero del año pasado era otro: la crisis aún no había comenzado", señaló el presidente del grupo, cuyo portfolio incluye a etiquetas como Noblex, ATMA, Sanyo, Philco y Compaq.

De acuerdo a datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina (INDEC), la industria atravesó dos semestres diferentes en 2018, que registró el menor nivel de ventas de los últimos cuatro años. "En la primera mitad del año, las ventas aumentaron un 20% en contraste con el mismo período de 2017. En cambio, en el segundo semestre, experimentaron un descenso mayor al 30% interanual”, detalló el informe.

“La primera parte de 2018 mostró un buen desempeño, de la mano de un tipo de cambio más favorable, la eliminación de aranceles a la importación y de impuestos internos que produjo un abaratamiento relativo, y la Copa del Mundo que impulsó la venta de televisores. Pero, a partir de la devaluación ocurrida en mayo, la caída avanzó progresivamente. Luego de esta baja significativa, el sector está buscando un piso”, afirmó Galli.

La abrupta caída de la demanda se dio a pesar de los esfuerzos que los comerciantes hicieron para no trasladar los costos a los precios. Pese al incremento que experimentaron éstos en 2018 (aproximadamente un 54% interanual), persiste un desfasaje. “La crisis encontró a casi todo el sector con mucho stock en los depósitos y sin posibilidad de ajustar los precios a la nueva realidad del país. Todavía se vende mercadería sabiendo que los costos de recompra de los insumos o los precios de reposición son inviables”, comentó Lombardi.

Por su parte, Enrique Laffue, CEO de LG Argentina, sostuvo que se está tratando de liquidar el inventario que queda: “Hay mucha oferta y poca demanda. Cuando se acomode la ecuación, el mercado alcanzará un punto de equilibrio, aunque será más bajo que el del año pasado”.

En este sentido, las proyecciones indican que el comportamiento estará dividido a lo largo del año. "Frente a un consumidor que buscará gastar lo menos posible en los primeros meses, esperamos ventas de productos imprescindibles para la vida diaria, con el foco en las categorías Cocina y Hogar", explicó Pablo Norese, General Manager de Personal Health South Latam de Philips. "También observamos una migración a compras de menor valor", aclaró Paula Altavilla, directora para la Región Sur de Whirlpool Latin America.

“Asimismo, observamos una migración a compras de menor valor. Es probable que la tendencia se mantenga”, aclaró Paula Altavilla, directora para la Región Sur de Whirlpool Latin America. “Los consumidores piensan en ahorrar y hacen cálculos a la hora de adquirir electrodomésticos. No hay compras hedonistas, sino que se realizan con el objetivo de reemplazar artículos que ya no funcionan”, agregó el presidente de LG Argentina.

Según las estimaciones que realizan los fabricantes, los ganadores de este año serán los aires acondicionados, que aumentarán su participación principalmente por el ahorro energía y la suba de las tarifas, y los celulares de gama baja, con precios por debajo de los $ 10.000. A diferencia de lo que aconteció el año pasado, los televisores de más de 50 pulgadas no se venderán como se vendieron en 2018 por el efecto mundialista, pese a que en junio tendrá lugar la Copa América.

Ante este escenario, para el directivo de Newsan, es importante mantener la presencia en los puntos de venta: “El abasteciendo debe continuar pese a los márgenes negativos. Creemos que es una pésima decisión alejarnos de los consumidores en un momento como este. De lo contrario, romperíamos el vínculo con ellos”. El vocero de Golmund coincidió con su colega: “La mejor forma de afrontar el 2019 es defendiendo el espacio ganado en los últimos años”.

Para ello, las empresas ya diseñaron un calendario de acciones promocionales, con activaciones tanto en el canal online como en las tiendas físicas, con precios accesibles y una financiación atractiva. Además, los fabricantes aseguran que trabajan en el lanzamiento de productos innovadores y con valor agregado que se adecúen a las necesidades de los compradores, que se inclinan cada vez más por productos que ahorran energía.

Así y todo, el mercado confía en que la recuperación llegará en el segundo semestre, aunque su velocidad dependerá de la consolidación de la estabilidad cambiaria, el reajuste de las paritarias y la recomposición del salario real, lo que traerá tranquilidad a los consumidores y fomentará la demanda, junto con compras de tíckets superiores a los actuales.

En este contexto, las decisiones políticas que se tomen a lo largo del trayecto electoral jugarán un rol importante. “Seguramente, el oficialismo se va a anticipar a las elecciones y va a sacar planes de financiación con tarjetas. Hay que esperar a las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO)​ de agosto. En mi opinión, se puede trazar una analogía con lo ocurrido en 2009, cuando el Gobierno adelantó las elecciones a junio. En aquel entonces, la tasas de interés subió y el dólar subieron, y entraron en concurso algunos clientes. Finalizadas las elecciones, todo volvió a la normalidad”, reflexionó el CEO de LG Argentina.

En tanto, para la ejecutiva de Whirpool, las políticas públicas que contribuyen a fortalecer la confianza del consumidor son el principal impulso para el sector de bienes semidurables. “Una expectativa clara del índice de inflación, la predecibilidad del costo de las tarifas y la evolución del empleo son factores fundamentales. Más del 70% de los compradores de línea blanca necesita financiar sus compras. Por este motivo, el nivel de tasas de interés es determinante respecto del nivel de actividad del rubro”, concluyó.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo