El Cronista Comercial

Cadenas de fast-food dan marcha atrás con los recortes salariales y le piden ayuda al Gobierno

Las empresas acordaron con el sindicato y el Ministerio de Trabajo pagar el 100% de los sueldos de marzo y acordaron los términos para los próximos meses. El sector pide que se declare el estado de emergencia nacional

Cadenas de fast-food dan marcha atrás con los recortes salariales y le piden ayuda al Gobierno

Tras realizar recortes en los sueldos correspondientes a marzo, las empresas de comida rápida que operan en la Argentina, finalmente, abonarán la parte restante de los salarios de ese mes, que había sido descontada ante el cierre de las sucursales debido a la cuarentena por el coronavirus.

La decisión atañe a compañías del sector englobadas por la Cámara Argentina de Establecimientos de Servicio Rápido de Expendio de Emparedados y Afines, como McDonald's, Burger King, Starbucks y KFC, que acordaron con el sindicato, la Federación de Trabajadores Pasteleros, Servicios Rápidos, Confiteros, Heladeros, Pizzeros y Alfajoreros, y el Ministerio de Trabajo de la Nación dar marcha atrás con lo establecido a comienzos de abril.

En ese entonces, las empresas aseguraron que se pagaron los sueldos con una disminución cercana al 20%, y no del 50% como denunciaron el sindicato y los mismos trabajadores, y que la decisión la tomó la cámara y fue adoptada luego por sus miembros. 

Coronavirus: el 28% de las empresas no definió si dará el incremento previsto al personal fuera de convenio

Preservar las fuentes de trabajo es, según un estudio, una de las principales preocupaciones de las empresas argentinas durante la emergencia sanitaria por el coronavirus. En ese marco, casi la mitad de las firmas locales no prevé cambios en la dotación de empleados, mientras que algunas compañías postergarán o revisarán los incrementos salariales para proteger la caja de la compañía.

Tras el acuerdo, se liquidaron nuevamente los sueldos de marzo y se pagarán el presentismo y los últimos 11 días del mes. Ambos conceptos habían sido descontados cuando los locales bajaron sus persianas por el aislamiento obligatorio.

"Se pagarán los sueldos como si hubiesen funcionado de forma habitual los establecimientos", señalaron fuentes de la industria, y agregaron que en las próximas horas los empleados percibirán el cobro retroactivo de esta diferencia.

"Muchas empresas del rubro pagan por quincena. Esperamos que en breve se depositen en las cuentas de los trabajadores estos montos pendientes", expresaron, y aseguraron que "el convenio se firmó con el objetivo de mantener los puestos laborales en un contexto extremadamente delicado". 

La industria local del fast food emplea a aproximadamente 40.000 trabajadores en todo el país, de los cuales 15.000 pertenecen a McDonald's.

Asimismo, se estableció cómo se llevará a cabo el pago de abril, mayo y junio. "Se abonará el 70% de la remuneración bruta, correspondiente al promedio de horas efectivamente trabajadas en los últimos seis meses, por más que los locales permanezcan cerrados al público y atiendan solo en algunos casos por delivery", anticiparon. 

"Temíamos por la continuidad laboral de los trabajadores en este contexto y estamos supeditados a cómo evoluciona la situación", declaró en diálogo con este medio el secretario general del gremio, Luis R. Hlebowicz.

Además, ya se está trabajando en un esquema de rotación permanente para que los empleados se aseguren una determinada cantidad de horas trabajadas. "Para cumplir con la entrega de productos a domicilio, se necesitan aproxidamente a 10 personas en un local. Esto hace que haya entre 80 y 100 que no están trabajando actualmente", comentaron desde el sector.

"Si bien el pago anterior estaba en línea con lo que establecía el Convenio Colectivo de Trabajo, las empresas que integran la Cámara realizaron un gran esfuerzo por encontrar una solución. Esta decisión está enmarcada en lo estipulado en el artículo 223 bis de la ley de Contrato de Trabajo", sostuvo la Cámara.

No obstante, en el sector consideran que se encuentran en "un estado de riesgo sin precedentes", con ingresos casi nulos. "El delivery no alcanza a compensar la caída de las ventas en los salones. Si antes este canal representaba el 8% del total de las ventas, hoy está cerca del 20%", aclararon.

"La subsistencia de la industria dependerá de la ayuda económica urgente que pueda brindar el Estado", afirmaron desde la Cámara. Por eso, la entidad y el sindicato buscan, en conjunto, que el Gobierno declare el estado de emergencia nacional para el mercado gastronómico que permita que se adopten medidas financieras y laborales, entre las que se encuentra el Repro Express. En este sentido, esperan un decreto de necesidad y urgencia (DNU) por parte del Gobierno.

Shopping