El Cronista Comercial

Operadora local de Avianca Argentina pidió su concurso preventivo

Avian acumula un pasivo cercano a los u$s 8 millones. La empresa, que tiene contrato de licencia con la aerolínea colombiana, había aterrizado en el país tras adquirir Macair, la aerolínea de la familia Macri

TGLT perdió $ 527 millones en el primer trimestre

Avian, operadora con licencia para utilizar la marca de la colombiana Avianca, pidió hoy su convocatoria de acreedores ante la Justicia Comercial.

En el expediente, que cayó en el Juzgado 26, Secretaría 52, a cargo de María Cristina O’Reilly, la empresa denunció un pasivo que, según conocedores del caso, ronda los u$s 8 millones. El grueso es con proveedores, principalmente, del exterior.

El concurso resultó un final anunciado, luego de que Avian pidiera, meses atrás, acogerse al proceso preventivo de crisis, instancia que depende del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación. Nunca recibió respuesta –positiva o negativa– por parte de la cartera que encabeza Dante Sica.

Por qué Avianca nunca pudo despegar en la Argentina

Avianca fue una de las primeras empresas que anunció su llegada a la Argentina, a inicios de 2016. En febrero último, solicitó la apertura de su proceso preventivo de crisis. Su vinculación a Mauricio Macri -adquirió Macair Jet, la aérea de la familia del Presidente- terminó jugándole en contra.

Consultada por este medio, Avian prefirió no dar declaraciones al respecto. Según allegados a la compañía, la convocatoria de acreedores es la única forma de intentar un salvataje de la empresa. El proceso congela el pasivo y lo reduce, una vez verificado y porque, por lo general, las propuestas de pago posterior suelen incluir fuertes quitas. Mientras tanto, confían en la firma, buscarán un comprador. “La empresa tiene rutas, hangares y dos aviones parados, modelo 2017, casi sin uso”, describen su atractivo.

Avian es la continuadora de Macair Jet, la empresa de la familia Macri a través de cuya adquisición, a inicios de 2016, cuando Mauricio Macri recién había asumido, Avianca -que firmó un contrato de licencia de uso de marca con Avian- concretó su aterrizaje en el país. Esa proximidad al Presidente -y las suspicacias que generó- terminó resultando un lastre que dificultó su despegue en el mercado local, ya que, entienden en la compañía, debió jugar con reglas distintas a las de otros competidores, a quienes se les concedieron condiciones diferentes. Avian, por ejemplo, en términos de costos operativos y laborales.

Sin embargo, la causa principal, alegan, es la competencia desigual contra Aerolíneas Argentinas. La empresa estatal, por ejemplo, puede utilizar saldos técnicos de IVA para pagar impuestos y sus rivales no. Además, la disponibilidad del Tesoro Nacional para financiar déficits es otra ventaja de la aerolínea de bandera. “Cuando nosotros operábamos Mar del Plata, ellos ofrecían pasajes a u$s 30 el tramo. Dejamos de hacerlo y subieron a u$s 60”, ilustran.

Este desbalance financiero se potenció por la situación turbulenta que enfrenta su principal inversor, Germán Efromovich, en la región. También, Avianca Brasil, la empresa con la que operaba en ese mercado, se presentó en quiebra.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo