El Cronista Comercial

Arcor volvió a frenar la producción en su planta de Arroyito

Argumentaron que se debe a la baja de la demanda y los altos stocks acumulados. La empresa ya había aplicado una medida similar en mayo de este año

Arcor volvió a frenar la producción en su planta de Arroyito

El impacto de la recesión y la caída generalizada del consumo que afecta a diferentes sectores se siente en la industria alimenticia. Arcor frenó la producción en su planta de glucosa de Arroyito (Córdoba) debido a que los tanques están completos y no hay un nivel de ventas suficiente para reducir el stock existente.

"Ante la baja de la demanda de jarabe de maíz de alta fructuosa, destinado a la fabricacion de bebidas, y los altos stocks acumulados de este producto, la compañía se vio obligada a suspender por una semana la producción en una de las plantas de molienda húmeda ubicada en la ciudad cordobesa de Arroyito", aseguraron desde el grupo. 

La devaluación argentina pega en los resultados de Cencosud

El grupo chileno Cencosud anunció los resultados de su primer semestre. Con una facturación de cerca de 4,6 billones de pesos chilenos (unos u$s 6300 millones), 5,5% inferior a la de un año antes, registró un ebitda ajustado de 462.238 millones de pesos chilenos ( u$s 640 millones).

La suspensión se puso en marcha a comienzos de la semana y se extenderá hasta este sábado. Son 108 las personas que trabajan allí.

No es la primera vez que la empresa liderada por Luis Pagani toma una decisión de este tipo. Según informó Arcor a El Cronista, desde el 2 al 12 de mayo de este año, se paralizaron las actividades en ese mismo predio. "Durante ese período, el personal se tomó licencia por vacaciones, al igual que lo que ocurrió en esta ocasión", sostuvieron y no descartaron que la medida se repita en lo que queda de 2019.

Arcor frenó la producción en su planta de glucosa de Arroyito (Córdoba)

La empresa ya viene siendo golpeada por la crisis. Semanas atrás, suspendió la producción de su fábrica en Río Negro, dedicada a la elaboración de pasta de tomate y conservas, y anteriormente ya había cerrado otro establecimiento fabril ubicado en San Martín, a 50 kilómetros al este de la capital mendocina, donde trabajaban 150 empleados. En este contexto, el holding lleva adelante una reestructuración en distintas plantas, trasladando la producción y los operarios a otras localidades. 

En 2018, la alimenticia presentó un balance en rojo, con pérdidas de unos $ 1000 millones, algo que no sucedía desde 2002. Luego de un primer trimestre del año también con pérdidas (por $ 874 millones), a comienzos de agosto comunicó que logró revertir la situación. En el primer semestre, registró números positivos por $ 665 millones.

La empresa sostuvo que durante los primeros seis meses de 2019, "los negocios se desempeñaron en un contexto de incertidumbre de la economía argentina, que provocó una contracción en los niveles generales de consumo".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo