El Cronista Comercial

Acreedores de Vicentin organizan un frente común para cobrar

Productores, corredoores y acopiadores damnificados se reunieron por primera vez con la intención de avanzar en una propuesta conjunta. Se le suman a la cerealera nuevas denuncias y crecen los cheques rechazados, mientras sigue sin presentar un plan de reestructuración de deuda

Acreedores de Vicentin organizan un frente común para cobrar

Transcurridos más de 40 días desde que Vicentin entró en default, la cerealera –una de las cinco más grandes del país– sigue sin presentar un plan de reestructuración de su deuda, que supera los u$s 1400 millones. Aunque desde hace días promete que la propuesta se conocerá "en breve", todavía no hay señales.

Mientras que las plantas que posee en Santa Fe siguen paralizadas y el personal está de licencia por vacaciones, el holding agroindustrial tiene varios frentes abiertos: ya acumula más de 30 demandas en su contra, por parte de productores, acopios y proveedores, a quienes les compró mercadería, pero interrumpió los pagos.

Semana a semana, se le suman nuevas denuncias y crecen también los cheques rechazados, que hasta la fecha totalizan $ 60 millones, según los registros de la Central de Deudores del Banco Central.

Empresa del Grupo Roggio obtuvo aval de tenedores para canje de deuda

La Compañía Latinoamericana de Infraestructura & Servicios (Clisa) informó hoy que o btuvo el aval los tenedores de más del 90% del monto total que existe en circulación de las obligaciones negociables emitidos a una tasa del 9,5% anual con vencimiento en 2023, en el marco de canje de deuda encarado por la compañía del Grupo Roggio .

Ante este panorama, y luego de que los bancos nacionales acreedores hicieran lo mismo, un grupo de productores, corredoores y acopiadores damnificados se reunió ayer por primera vez en la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), con la intención de armar un frente común y avanzar en una propuesta conjunta. Se inició una campaña que busca agrupar a 800 acreedores, bajo el nombre Sumando Cabezas. 

Una de las empresas impulsoras de la iniciativa es La Clementina, que espera recibir la semana próxima un fallo, dado que la cerealera también le interrupió pagos.

"En vistas de la grave situación que atraviesa el sector agropecuario a raíz de la cesación de pagos de Vicentin, organizamos un encuentro para ver si existe la voluntad de reunirnos los acreedores comerciales que nos encontramos afectados por el accionar de la empresa. Los resultados fueron muy satisfactorios. Estamos 'sumando cabezas' para aportar ideas y defender la deuda comercial minoritaria", destacó Javier Mariscotti, dueño de un corredor de cereales y oleaginosos, y vocal de la BCR.

Ayer, la agroexportadora recibió su primer fallo institucional adverso. La Cámara Arbitral de Cereales de Rosario se pronunció por primera vez al respecto y la intimó a pagar $ 18 millones de inmediato a la firma de correacopio LBO por granos entregados y no cobrados. LBO fue la primera compañía en denunciar el incumplimiento del pago el 12 de diciembre pasado, ocho días después de que la aceitera se declarara en default, y, por eso, la primera en recibir un fallo de la entidad. 

Aunque aún hay una instancia de apelación (la aceitera dispone de cinco días para pedir la reconsideración del laudo), en caso de que Vicentin no cancele su deuda con LBO, quedaría inhabilitadla para operar en la BCR. Esto significaría un golpe duro para la empresa, que busca reactivar la rueda comercial lo más rápido posible.

El grupo prometió presentar un plan para resolver sus crisis, pero la falta de precisiones y la dilación de los plazos ya generó un efecto dominó en la cadena comercial de granos, que el año pasado fue sacudida por una seguidilla de defaults, de los cuales el de Vicentin fue el de mayor impacto. 

Lo cierto es que, a medida que pasan los días, el pesimismo en el sector es mayor. Muchos correacopios –intermediarios clave en el negocio de Vicentin, ya que no compra granos de forma directa como sí lo hacen otros exportadores– empezaron a demorarles pagos a los productores para protegerse del impacto del default de la aceitera. Los productores les exigen a estas empresas que les abonen lo que les deben, ya que buena parte de la mercadería entregada no fue encargada por Vicentin, sino que fue adquirida por otras compañías. 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar