El Cronista Comercial

Sin freno: se derrumbó un 60% la venta de viajes al exterior en noviembre

Las agencias viven uno de sus peores momentos, tras años de crecimientos ‘récord’. A la menor actividad, se suman la baja de tarifas y menos cuotas

Por qué Mercado Libre no le teme al aterrizaje de Amazon

Luego de tiempos de bonanza, con sucesivos incrementos y récords anuales en facturación, las agencias de viaje viven uno de sus peores años. A la caída en la venta de viajes al exterior, que parece no tener freno, se le suma la baja en las tarifas internacionales de las aéreas, en un intento de alentar la demanda, que, desde que el dólar trepó a $ 42 el 31 de agosto pasado, no logra reactivarse.

Lejos de mejorar y ya casi en el inicio de las vacaciones de verano, las ventas en dólares de las agencias se derrumbaron casi un 60% interanual en noviembre, baja que se suma a las caídas de 48% en octubre y 52% en septiembre, según confiaron desde las principales agencias del país. En pesos, la reducción es aún mayor.

El mal momento del sector no sólo responde a la menor cantidad de viajes al exterior, por la fuerte suba del dólar, que afecta a viajeros con salarios en pesos. Quienes aún eligen salir del país optan por destinos más cercanos y, por ende, más baratos. Muchos de ellos, además, bajaron de categoría hotelera. Y ante la fuerte baja en la demanda, las aéreas redujeron las tarifas en dólares para poder ocupar sus asientos, según comentaron desde agencias como Despegar, Almundo, Bibam, Atrápalo y Columbia. Otros cambiaron viajar al exterior para hacerlo por el país, donde las tarifas aéreas son bastante más bajas, más en tiempos de mayor competencia y fuertes promociones.

A esta compleja ecuación se suma, además, la menor oferta de cuotas sin interés, en virtud de las altas tasas financieras.

“La demanda a Estados Unidos está muy baja; donde más se nota la caída es a los destinos de compras, como Miami o Chile. Brasil está algo mejor. La industria está muy afectada, los pasajes de cabotaje bajaron fuerte sus tarifas pero la demanda tampoco crece. Es un momento muy delicado para el sector”, explicó Marcelo Grether, director de Planeamiento Estratégico de Despegar.

Francisco Vigo, country manager de Almundo, destacó la baja en las tarifas internacionales. “Está en uno de sus pisos históricos en dólares. En 2016 o 2017, un pasaje a Europa costaba de u$s 1000 a u$s 1100. Ahora, con promociones, se consigue desde u$s 700. Pero los salarios son en pesos, el poder adquisitivo fue muy afectado”, dijo Vigo.

Cristian Adamo, gerente general de Bibam Group (Biblos Travel y Avantrip), coincidió con sus colegas y agregó que la demanda no sólo fue afectada por la fuerte suba del dólar, sino también “por la alta volatilidad del tipo de cambio. La incertidumbre pesa mucho a la hora de contratar un viaje”, destacó.

Para el verano, incluso, las ventas están muy bajas. “Noviembre fue más duro que octubre. Estamos en plena temporada alta, pero parece baja y es el momento del año donde las agencias podemos hacer una mayor diferencia. En julio, con cierta estabilidad del dólar, el sector había comenzado a recuperarse, pero la fuerte devaluación de agosto significó una fuerte caída. Sólo se venden bien eventos puntuales, como la final de la Libertadores en Madrid o ahora el Mundial de Clubes”, comentó Martín Romano, gerente general de Atrápalo.

Al respecto, Fabricio Di Giambattista, titular de Columbia Viajes y vicepresidente del sector Turismo en CAME, precisó que Dubai es más accesible que Japón, si bien en dólares significa un alto costo para los argentinos. “El verano viene muy mal; ahora sólo se está vendiendo el Mundial de Clubes y viajes para marzo y abril. Dubai es mucho más accesible que Japón: por poco más de u$s 3000 se consigue aéreo y hotel, mientras que sólo el pasaje a Tokio, cuesta más de u$s 4000. Pero el dólar pasó en un año de $ 17 a casi $ 39, es caro para los argentinos. Son eventos y ventas puntuales. Sí se sigue vendiendo bien el mercado corporativo”, aclaró Di Giambattista.

Pese a todo, las grandes agencias esquivan mejor la crisis que las más pequeñas, en virtud de su escala, que les permite negociar mejores precios, espalda financiera y acceso a mecanismos para resguardarse de los vaivenes del dólar, en un contexto donde las tasas de financiación continúan por las nubes. Así, sus ventas se reducen menos, en general, que el mercado, ya que amplían su participación.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo