El Cronista Comercial

Ni siquiera los precios bajos activan la venta de compañías

La crisis local de deuda sumada a la pandemia paralizaron el mercado de fusiones y adquisiciones (M&A). Pronostican que las inversiones volverían en 2021

DCIM\100MEDIA\DJI_0008.JPG

DCIM\100MEDIA\DJI_0008.JPG

En el primer trimestre del año, antes de que se desatara la pandemia, el mercado de fusiones y adquisiciones (M&A por su acrónimo inglés) en la Argentina ya había mostrado una caída del 34,21% en el número de transacciones y del 58,85% en dólares. Pero desde la segunda quincena de marzo la compra y venta de compañías se paralizó por completo y los analistas estiman que la reactivación solo llegaría el próximo año, a pesar de los bajos precios que hoy muestran los activos argentinos.

De las operaciones contabilizadas de enero a marzo, el 3% se ubicó en el rango de entre u$s 1 y u$s 10 millones; el 20,87%, de entre US$ 10 a u$s 50 millones; 10,82%, de entre u$s 50 y u$s 100 millones; y 65,28% fueron operaciones de entre u$s 100 y u$s 500 millones, según un informe elaborado por la consultora Transactional Track Record (TTR). La operación más destacada fue el deal en el que Equinor y Royal Dutch Shell adquirieron un 49% del área petrolera Bandurria Sur, en Vaca Muerta, a Schlumberger, por u$s 355 millones.

"En un contexto de cambio de gobierno, de entender el nuevo contexto macroeconómico y de inicio del proceso de reestructuración de deuda soberana es evidente que las empresas argentinas e inversores extranjeros sean mas prudentes a la hora de evaluar, negociar y cerrar transacciones", explica Patricio Rotman, director de Finanzas & Gestión, una de las firmas líderes en asesoramiento en M&A en Argentina.

El sector de oil & gas fue durante los primeros tres meses del año el que más operaciones de M&A registró. Sin embargo, la coyuntura actual de precios en mínimos históricos y la indefinición del gobierno actual sobre cuán estratégica será para el país la formación de Vaca Muerta lo convirtió rápidamente en uno de los más castigados. Por eso, es difícil pensar hoy que se vuelva a ver operaciones con grandes montos involucrados por un tiempo.

"En el análisis que hicimos de enero y febrero no se vio una baja tan grande en cantidad de operaciones, pero sí es cierto que en marzo se frenó prácticamente todo", dice Juan Tripier, manager de First Capital Group.

En su opinión, para el resto del año se va a ver muy poco movimiento en materia de compra y venta de compañías. Probablemente terminen de cerrarse algunas operaciones que ya estaban en marcha, pero para que se reanude la actividad es necesario poder tener reuniones cara a cara. La confianza que se construye, dice, es necesaria para avanzar y, a la vez, muy difícil de generar mediante videoconferencias.

En su mayoría, las operaciones que estaban en curso quedaron en stand by a la espera de que se estabilicen los precios. Hoy ni el vendedor ni el comprador puede tener una valuación certera de sus activos y frente a semejante nivel de incertidumbre, la mejor decisión es aguardar.

"Teníamos una operación para la que esperábamos ofertas hasta el 31 de marzo, pero a principios de ese mes nos pidieron que la aplazáramos. Lo más probable, de haber seguido, era que no recibiéramos nada", señala una consultora.

Después de la tormenta

Una vez que la economía global empiece a recuperarse después de la pandemia, lo que probablemente suceda es que surjan oportunidades interesantes en todo el mundo. Así, la llegada de capitales extranjeros será más difícil, ya que primero buscarán comprar en mercados más desarrollados, donde también habrá una caída en el precio de los activos.

Por ello, los especialistas consultados consideran que el mercado local se moverá, más que nada, gracias a consolidaciones de empresas argentinas y a la necesidad de liquidez que tendrán muchas compañías. Sin acceso a financiación las opciones que tendrán serán o bien ponerse en venta o bien salir en búsqueda de un socio que pueda aportar capitalización.

"Sin dudas va a haber muchas empresas que van a salir de la situación actual en una situación muy complicada. Pero va a haber algunos sectores que pueden terminar bien parados, como las compañías de tecnología, telecomunicaciones y comercio electrónico", dice Pablo Artagaveytía, socio del estudio Marval, O'Farrell y Mairal. 

Además, puede haber algunos rubros que después de la pandemia puedan empezar a ser considerados estratégicos a nivel país y allí podrían generarse oportunidades interesantes de inversión. "Hoy en la Argentina hay solo un fabricante de respiradores. No es descabellado pensar que se quiera incrementar la producción tras la experiencia que nos deja el coronavirus", destaca Ricardo Panico, M&A Senior Associate de la consultora O.J. Ferreres.

Algunos analistas creen que la aparición de oportunidades de inversión en países desarrollados generará un fly to quality

También es posible que aparezcan fondos de inversión, de private equity y de algunos grupos empresarios que empiecen a mirar dónde hay oportunidades de ingresar en compañías que estén en situación de distress. 

"Va a haber muchas compañías, que en una situación normal son muy buenas empresas, que van a estar totalmente golpeadas. Y en esta circunstancia se van a vender en precios más bajos que el que podrían obtener sin crisis de por medio", concluye Ignacio Aquino, socio de Inversiones de PwC Argentina.

Shopping