El Cronista Comercial

Energía y transformación digital: ¿el camino de la sustentabilidad?

Optimización de los procesos, alertas preventivas, uso eficiente de los recursos. La digitalización y los sistemas de monitoreo conectados, los aliados para recortar costos y aumentar la eficiencia. ¿Qué, cómo, cuánto y para quién? Contesta Pablo Gaggiolo, de Schneider Electric Argentina.

Motos: concesionarios aseguran que el plan oficial disparó 35% las ventas

El gran desafío que, en la actualidad, tienen las empresas argentinas es ser productivas y competitivas de cara al mercado interno y externo en un contexto económico desfavorable. Teniendo en cuenta el impacto que hoy tienen los costos de la energía, que oscila entre un 15 y un 25%, los empresarios encuentran allí un problema a resolver para asegurar la sustentabilidad de sus negocios. En este sentido,  la transformación digital se presenta como promesa de optimización –y, por consiguiente, también de reducción– de los costos energéticos. 

“El motor de esta transformación es Internet de las Cosas (IoT, de sus siglas en inglés). La mayoría de los dispositivos que hoy forman parte de un proceso de manufactura tienen conectividad, por lo que ahora se puede acceder a una gran cantidad de datos que, con inteligencia, se pueden transformar en información de negocios fundamental para tomar buenas decisiones u  optimizar procesos”, explica Pablo Gaggiolo, vicepresidente de Schneider Electric, empresa especializada en transformación digital en gestión de energía y automatización.  ¿Pero, cómo lograrlo?

Convergencia

Históricamente, en las compañías –explica el ejecutivo– los sistemas de gestión del negocio y los sistemas que controlan los procesos en la planta estaban bastante aislados uno del otro; hoy, con el IoT esta barrera cada vez más va desapareciendo. 

“Esta convergencia es lo que, de alguna manera, le permitiría a una empresa ser mucho más eficiente de manera global.  Es decir, el dato de la presión del aceite en una determinada parte de una máquina no nos dice nada salvo que se ponga en contexto y se transforme en información que luego permita tomar decisiones o anticiparme a potenciales problemas e intervenir de manera predictiva”, explica.  

Información nueva para tomar mejores decisiones, pero también prevención para evitar frenar la producción o estropear materia prima y, por ende, asegura el especialista: esto se traduce en un ahorro “enorme”. Pero, además, explica Gaggiolo, trasladado también hacia el cliente duplica los beneficios. Un ejemplo concreto es el de una pyme argentina que fabrica máquinas y que amplió su modelo de negocio  desde que inició su proceso de digitalización. Además de digitalizar su propia planta fue dotando de conectividad a las máquinas producto, de modo que ahora puede brindar soporte a sus clientes, pero de manera anticipada ya que, si detecta alguna anomalía, puede ponerse en contacto con su cliente y advertir sobre la necesidad de iniciar un mantenimiento de la máquina; es decir, se lanza un alerta de prevención. Por lo tanto, a su modelo de negocio –que era puramente industrial– le sumó la venta del servicio de soporte y mantenimiento. 

“Los beneficio claros: ahorro, valor agredo y diferenciación. Sin embargo, son pocas las empresas que se sumaron a la transformación, aunque hay que reconocer que esto es muy incipiente y falta divulgación. También hay que ser realista y muchas veces los vaivenes económicos de país no permiten ver el mediano plazo”, explica el ejecutivo de Schneider Electric. Implementar esto es sumamente sencillo, asegura. Y, en cuanto a la inversión, recomienda hacer cuentas y analizar si el retorno se da entre el año y el año y medio; un tiempo razonable. “En promedio, estamos hablando de ahorros del 30% al reducirse considerablemente los gastos de operación que tiene una compañía. Un porcentaje enorme cuando hablamos de un país como argentina con serios problemas de competitividad”, argumenta. 

En Schneider Electric, esta tecnología que Gaggiolo describe tiene un nombre y es EcoStruxure, su plataforma y arquitectura aplicable no solo en la industria, sino también en hogares, edificios y centros de distribución. 

En febrero pasado, solo por dar un ejemplo, se incorporó su tecnología en la torre corporativa Centro Empresarial Libertador de la empresa constructora Raghsa. “EcoStruxure permite conocer el estado de cada luminaria y controlarlas en forma automática en relación con la ocupación y el impacto de la luz exterior”, explican desde la empresa. “Para lograr esto, se alimenta el sistema con sensores crepusculares y más de 650 sensores de presencia configurados por sectores debido a las diferentes sensibilidades, con el fin de optimizar el uso de la energía y brindar el mayor confort”, completan.

Investigación y desarrollo, prioridad estratégica

Con foco en la innovación y la aplicación de nuevas tecnologías, Schneider Electric  invierte 1.000 millones de euros anuales en Investigación y desarrollo. A su vez, en enero pasado, anunciaron la creación de Schneider Electric Ventures, una iniciativa que les permite identificar, respaldar y desarrollar start-ups disruptivas e innovadoras mediante financiamiento, incubación y asociación. Si bien aún no hay emprenderos argentinos participando del programa, no descartan que pueda abrirse una convocatoria en el mediano plazo.  

“Schneider Electric Ventures es nuestra forma de ayudar a los innovadores a hacer realidad su visión y marcar una verdadera diferencia en el modo en que vivimos y trabajamos”, dijo el presidente y CEO de Schneider Electric, Jean-Pascal Tricoire, en el Innovation Summit North America, que reunió en noviembre pasado en Atlanta (Estados Unidos) a más de 1200 emprendedores, ejecutivos y líderes de la industria.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo