U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

López Murphy: "El Gobierno debió corregir las tarifas en su primer año y de la manera más rápida posible"

Crítico del gradualismo, el economista afirma que el "error" de Macri fue demorar la quita de subsidios y que eso le genera hoy más costos que beneficios. Advierte que falta un plan para combatir la inflación y asegura que es cuestión de "vida o muerte" frenar el endeudamiento.

López Murphy:

Ricardo López Murphy lleva tiempo alejado de la escena nacional. Mucha agua corrió debajo del puente desde que se presentó como candidato de Recrear y sorprendió con un tercer puesto en las elecciones de 2003 que consagraron a Néstor Kirchner  presidente, luego de que Carlos Menem desertara del ballotage. Esta semana, el ex ministro de Economía de la Alianza reapareció en público en el auditorio del BCRA, donde Federico Sturzenegger dejó claro que es la entidad que dirige la que lleva las riendas de la política monetaria.

¿Eligió el rumbo correcto el Gobierno para encaminar la economía?¿"Estamos mal, pero vamos bien"? 

-Es cierto que yo tengo grandes discrepancias con el esquema general que se adoptó, yo tenía la percepción de que el país tenía un problema complejo al comienzo de la gestión, producto de la herencia, que era mucho más dura que la que el Gobierno manifestaba. Y también subestimaron el shock externo que hubo en América del Sur, en el segundo semestre de 2014, con el derrumbe de los precios de las commodities. Nuestro país pasó de exportar 85 mil millones a exportar 55 mil y se suponía que nuestras ventas habían bajado entre 30 y 40%, y no registrábamos el problema. Y por último, subestimaron las dificultades que provenían de un gobierno débil, la coalición era frágil, y con muy bajo poder parlamentario.

Sin embargo, el Congreso, y el peronismo en particular, acompañaron las medidas que tomó Macri en los primeros dos años...

-Bueno, no acompañó gratis, en ese proceso hubo un sinnúmero de concesiones y de medidas que, cuando usted suma los costos que tuvo conseguir acompañamiento, fueron muy grandes. Hay una cosa simple: ¿Usted se imagina que si hubiesen tenido una coalición parlamentaria marcada hubieran hecho este programa? Yo creo que no.

¿Y qué hubieran hecho? ¿Más shock y menos gradualismo?

-Otra cosa, hubieran tenido un programa más comprehensivo, yo creo que fueron en parte guiados por un diagnóstico mucho más optimista que el que yo tenía sobre las circunstancias y sobre la herencia y, en parte, condicionados por la naturaleza minoritaria de la representación parlamentaria. 

Hoy el FMI, el BM y hasta el propio Gobierno, prácticamente, están diciendo que el 15% de inflación proyectado para este año es un objetivo irrealizable. ¿Se equivocó Macri al fijarse una meta tan optimista o el problema es que no hay plan para bajar la inflación?

-Las dos cosas. Creo que las metas son muy ambiciosas y desligadas de las políticas que son necesarias para alcanzar esas metas, y en segundo lugar, no hay un plan antiinflacionario en el sentido de subordinar la gestión del Estado al plan. El Gobierno pretende tener libertad de acción, un grado de libertad para actuar, para rotar la política de un lado al otro, sin pagar grandes costos. Si usted está en un plan de estabilización eso no lo puede hacer.

También es cierto que acomodar las tarifas al mismo tiempo que se pretende bajar la inflación lo complicó. ¿O el problema de la inflación excede a los aumentos tarifarios?

-Acomodar eso tenía un costo, y yo hubiera preferido que eso se hiciera el primer año y de la manera más rápida posible...

¿Subir las tarifas, dice?

-Y hay una lógica en eso, digamos las distorsiones que había allí, yo hubiera tomado el año  2016, 2015, y hubiera dicho acá hay una discrepancia, una gran artificialidad, sobre todo en el área energética, que es imprescindible corregir, porque en el mundo las tarifas energéticas se gravan porque la energía genera contaminación, males... Acá se la subsidiaba, a veces en el 95%. Había que actuar muy rápido. Creo que el caso del transporte es más complejo: ahí lo que fue un error estratégico que pocos marcan de la gestión kirchnerista fue que el país tenía históricamente un problema muy serio de una gran macrocefalia, una ciudad inmensa, una mega urbe, y un interior raquítico. ¿Qué es lo que se hizo a lo largo de la gestión Kirchner? Concentrar los subsidios para agravar la macrocefalia. ¿Cuál es la lógica para que los cordobeses, santafesinos, tucumanos, subsidien al Gran Buenos Aires? 

¿Cuál era el camino a seguir?

-El problema energético es delicado, yo hubiera repuesto la regulación que había en los 90 y hubiera vuelto a tarifas sensatas, hubiera corregido eso sobre todo en materia energética de manera muy rápida por una razón simple: para crear los incentivos para invertir allí, evitar esa tendencia macrocefálica, financiar el déficit y lograr una salida más rápida. Fue un error demorar las correcciones a los subsidios que generaban distorsiones sobre el resto de la economía. Porque, ¿cómo banca usted los subsidios? Cobrando impuesto inflacionario, cobrando otros impuestos, desinvirtiendo, sobreimponiendo a los sectores productivos, impidiendo la creación de empleo, de inversión, no es que es gratis eso.  Se paga en otro lado.

El tema es que aún haciéndolo de manera gradual le está generando muchos costos de cara a la gente...

-Ahí viene el problema de que usted enfrenta las cosas en el momento inicial, donde es claramente lo que usted heredó, o lo deja pasar y lo va a enfrentando más adelante. Y cuando pasan dos años nadie le cree que usted heredó, ya no es que heredó. ¡Es suyo! Convalidó.

Los radicales del Gobierno y hasta Carrió le están pidiendo a Macri que rectifique los aumentos de tarifas. ¿No debería dar marcha, ante el reclamo de sus propios aliados?

-¿De dónde van a sacar la plata para eso? Uno de los problemas que ha tenido el Gobierno es un déficit muy grande que lo está financiando con un endeudamiento inmenso, que no es sostenible. Seguir a ese ritmo de endeudamiento no es sostenible. Tiene que ir bajando, y eso es de vida o muerte, porque sino va a generar un problema de confianza y el problema va a ser mucho más grande que si lo evitamos.

¿Podemos terminar como en 2001 cree?

-No daría esa referencia, la que le haría es: las deudas, como los árboles, no crecen hasta el infinito; hay un límite. Y a ese límite me parece que nos acercamos, y tenemos que actuar con cuidado. Tenemos que reducir de la manera más rápida posible el desequilibrio que tenemos. El gasto en la Argentina pasó de 23 puntos del Producto en los 90, comienzos del 2000, hasta niveles de 43 puntos del Producto. Esos 20 puntos no los podemos aguantar.

Este es un año en el que no hay elecciones. ¿Debería atacar el Gobierno de manera más decidida el gasto y el déficit fiscal aprovechando que no tiene que salir a captar votos?

-Creo que en la Argentina hay una deformación cultural, se cree que la deuda no cuesta, que los déficits generan virtudes... El déficit es lo más regresivo que hay, es lo que impide la inversión, atrasa el tipo de cambio, impide la creación de empleo y la llegada de más inversiones. El déficit hace mucho daño. Ahora, si la gente está convencida que lo que hay que hacer es mantener el déficit... estamos perdidos. Yo no creo que esto ocurra, pero insisto en que hay un fenómeno cultural de no enfrentar los problemas. Las tarifas tienen que cubrir los costos y que sean en un marco regulatorio que genere competencia. Recuerdo que en la década del 90 los precios de la energía bajaron, porque había una enorme competencia y eso es lo que tenemos que inducir.  

¿Hace mal Gobierno en no tener un ministro de Economía fuerte como en el pasado?

-Prefiero que haya una conducción unificada y también quisiera tenerla en otras áreas del Estado. Este mecanismo no lo comparto. El que yo hubiera elegido tiene ventajas, pero yo no soy el Presidente. Me gustaría el tradicional, el que tuvimos históricamente.

¿El Gobierno comunica bien la realidad económica? ¿Debería ser más directo? Usted tiene una experiencia en comunicar el ajuste...

-No, yo no uso esa palabra, yo uso ‘consolidación’. El gran problema de nuestros países es la fragilidad y lo que hay que hacer son acciones que consoliden, que eviten que nos volvamos vulnerables y tengamos crisis enormes. Una forma de evitar eso es consolidar, fortalecer y dar de ese modo bases para la inversión, el crecimiento, para la credibilidad del país. Eso requiere un reconocimiento de las dificultades, no negarlas.

"El BCRA debe estar alejado de presiones políticas"

López Murphy critica las idas y vueltas del BCRA a  la hora de llevar adelante la política monetaria.

"Íbamos a tener una estrategia que el tipo de cambio iba a flotar, ahora esa estrategia por un tiempo ha dejado de ser flotante. ¿Cuál va a ser la próxima? No sé. A mí me hubiera gustado más una estrategia que fuera coherente, consistente, y no con estas idas y vueltas. Yo entiendo los argumentos de que hay una asimetría en las acciones del BCRA, el argumento de que ellos perciben otra realidad que la que percibe el sector privado. Parte de eso se debe a la conferencia del 28 de diciembre (donde se corrieron las metas de inflación), donde la interpretación del sector privado fue que iba a haber una mayor flexibilidad de la política monetaria, eso ocurrió, y ahora se ven las consecuencias y están tratando de revertirlo. Yo no hubiera hecho lo del 28 de diciembre y no hubiera tenido estas idas y vueltas, no hubiera llevado al presidente del BCRA a esa reunión, primera cosa, porque es autónomo y es importante que sea autónomo y no sea la segunda tesorería del Estado. Es importante que el BCRA esté alejado de las presiones políticas. Los experimentos del verano fueron desafortunados, y me parece que estamos volviendo a un esquema donde no haya tanta interferencia del PEN con el BCRA, que es lo que hace el resto de los bancos centrales del mundo".

Más notas de tu interés

Comentarios13
Nicolás Vaccarelli
Nicolás Vaccarelli 22/04/2018 10:57:59

No aflojes Ricado. ...Duro contra la ignorancia y la libertad !!!

Alfredo Federico
Alfredo Federico 20/04/2018 06:57:42

recuerdo que cuando le toco economia pensaba zafar del corralito reduciendo unicamente presupuesto en educacion. no iba a ser solucion, pero un paso mas hacia la ignorancia general era dado. estos son los liberales!

Gonzalo Costa
Gonzalo Costa 20/04/2018 04:07:29

Y si los que escriben juicios de valor sin sentido, ofrecieran respuestas claras, concretas y factibles como las que expone RLM?. Lo que sucede q este pais esta lleno de personajes q son habitantes sin voluntad de esfuerzo ni sacrificio. Solo vida facil

Alfredo Federico
Alfredo Federico 20/04/2018 07:02:04

en su momento propuso reduccion generalizada de salarios del 10%. fue del 13 y sin embargo fue peor porque la recaudacion de impuestos cayo mucho mas. es un ignorante este LM

Ricardo Cagnoni
Ricardo Cagnoni 20/04/2018 04:04:17

se ve que no aprendi nada.....

Claudio Coco
Claudio Coco 20/04/2018 02:43:14

Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, vos sabes mucho . Duraste 15 das gordo chanta .!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Gonzalo Costa
Gonzalo Costa 20/04/2018 04:03:11

Porque las propuestas que realizo junto a su equipo de trabajo, eran las adecuadas y razonables. Pero para un pais civilizado y normal. Los populistas (como este comentario) solo piensan en vivir del estado. Nunca trabajar

Gabriel Esteban Mas
Gabriel Esteban Mas 20/04/2018 09:43:02

"Corregir todo de un solo viaje" es lo que hiciste vos con De la Rua y no duraste una semana en el cargo...

Sloan Sabbith
Sloan Sabbith 20/04/2018 02:33:25

Acertado comentario!

Capullo, es lo que digo siempre, los que dicen saber como se soluciona todos, son justamente los que no gobiernan. Parece una maldicin bblica no documentada.rubenardosain.wordpress.com

Alberto Maffei
Alberto Maffei 20/04/2018 09:00:00

Su analisis es acertado pero no para este pais!!

Santiago Gancedo
Santiago Gancedo 20/04/2018 08:00:33

Se lo frenaron con amparos judiciales Ricardo.

Sloan Sabbith
Sloan Sabbith 20/04/2018 02:32:45

Exacto! Nadie menciona eso!